Quantcast

Nibali recupera el amarillo en un golpe autoritario de ganador

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

El ciclista Vincenzo Nibali (Astana) se ha impuesto este lunes en la décima etapa del Tour de Francia, disputada entre Mulhouse y La Planche des Belles Filles sobre 161,5 kilómetros, en un golpe de autoridad a la carrera con el que ha recuperado el maillot amarillo el mismo día que Alberto Contador (Tinkoff) abandonó tras una dura caída a casi 100 kilómetros de meta y Alejandro Valverde (Movistar) se sitúa tercero.

Fue una buena jornada para Nibali, que vuelve a ser líder en la primera jornada de alta montaña en estos Vosgos inesperados por la dureza de esta gran etapa. Además, ve como Contador se suma a la lista de abandonos de renombre, tras el del vigente campeón en Froome en la quinta jornada, y ahora es el principal candidato a ganar.

Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) logró muchos puntos gracias a su presencia en la fuga de cara a ser el rey de la montaña, 'maillot' que ya lucirá el miércoles. El catalán, además, llegó solo en cabeza hasta prácticamente el último kilómetro, cuando el 'tiburón' Nibali le sobrepasó directo hacia el triunfo y evitó un triunfo de etapa que hubiera sido de gran importancia para él.

Por su lado, Alejandro Valverde duerme por fin en la posición de podio provisional, y con tal condición aprovechará la jornada de descanso de este martes. El murciano, líder del Movistar, llegó tercero a meta a 20 segundos de Nibali y es tercero en la general a 2'47″ del italiano, con Richie Porte (Sky) por medio a 2'23″ del líder.

El ambicioso Omega puso a Tony Martin y Michal Kwiatkowski en la fuga para que el alemán, de nuevo en una exhibición, trabajara a destajo en favor del polaco, que fue cazado a menos de dos kilómetros de la meta. Aún así, llegó a ser líder virtual, en una táctica que no fue buena por poco y que acabó con el polaco cediendo algo de tiempo.

Sin duda, una jornada marcada por el abandono de Contador, un claro aspirante al triunfo y que tenía marcada esta etapa en su calendario como primer intento de asalto a Nibali. Sucedió todo lo contrario, pues su dura caída, pese a su intento de continuar y subir un puerto magullado y herido, le obligó a abandonar.

El doble ganador del Tour se cayó a casi 100 kilómetros de meta en el tramo final del descenso del segundo de los siete puertos del día, el Petit Ballon de primera categoría, y sufrió varias magulladuras en todo el cuerpo, especialmente en su rodilla derecha, con un corte profundo.

No pudo así participar en la exhibición de Nibali, que aprovechó la ocasión para acelerar en la subida final a La Planche des Belles Filles para no dejar títere con cabeza. Se comió al valiente Kwiatkowski, y se fumó al 'Purito' quitándole el premio del triunfo al catalán, que se había escapado casi de inicio, en una etapa en que subieron siete puertos, cuatro de ellos de 1ª categoría.

Por otro lado, en el día de la fiesta nacional francesa, el 'maillot amarillo' Tony Gallopin perdió la condición de líder pero, aún así, la jornada es festiva y de gloria gracias a los cuatro 'enfants de la Patrie' que viven entre los ocho primeros de la general provisional –Bardet, Gallopin, Pinot y Péraud–.