Quantcast

González Macho pide una regulación «lógica» para que quien infringe las normas «tenga la correspondiente sanción»

«El desarrollo de la industria cultural es absolutamente imposible a través del todo gratis», ha advertido

SANTANDER, 14 (EUROPA PRESS)

El director de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Enrique González Macho, ha pedido una regulación «lógica, consciente y progresista, en el sentido de que permita un mayor desarrollo de Internet», para que quien infringe las normas «tenga la correspondiente amonestación, sanción o lo que se tercie», en alusión a la lucha contra la piratería y la defensa de los derechos de propiedad intelectual.

Así se ha manifestado durante su intervención en una mesa redonda del encuentro 'El audiovisual en español y las nuevas tecnologías (Homenaje a Juan José Campanella)', que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander.

De este modo, ha afirmado que «todos tenemos la esperanza puesta en la Ley de Propiedad Intelectual, en que verdaderamente creemos que el poder público es cada vez más consciente de ello y, algo que no se hizo en un momento determinado, quizás por motivos populistas, nos está trayendo unas consecuencias de retraso que son graves y difíciles de recuperar ahora mismo».

González-Macho, además, ha calificado de «gran noticia» la compra de Canal + por parte de Telefónica, porque las compañías de telecomunicaciones, en su opinión, «van a tener que preocuparse por los contenidos que les van a pertenecer», cuando antes era algo «prácticamente ajeno». «Creo que va a ser, en principio, bueno y ojalá que los caminos vayan por ahí», ha añadido.

En su opinión, el mal uso de las nuevas tecnologías ha producido en cierto modo «un empobrecimiento y una distorsión del mundo cinematográfico y, por ende, del mundo cultural». Por ello, ha apostado por la educación «para que el usuario no sea el culpable de lo que hace por desconocimiento», como se ha hecho en el ámbito de la Seguridad Vial.

En este sentido, ha lamentado que «toda la sociedad española ha permitido que tengamos una generación que no entiende el pago a través de Internet o que no entiende algo que no sea el todo gratis». «El desarrollo de la industria cultural, como de cualquier otra actividad que tenga un componente económico, es absolutamente imposible a través del todo gratis», ha advertido.

NETFLIX «SE MARCHÓ Y NO HA VUELTO»

A este respecto, ha asegurado que «con el 'todo gratis' ninguna plataforma legal es rentable, es imposible que sea rentable». González-Macho se ha referido a unas conversaciones que tuvo hace tres años con los responsables de la plataforma 'Netflix' para ver contenidos legales a través de Internet, recordando que le comentaron que en España «era el país donde existía un mayor hábito de descargas».

«Lo malo es que cuando vieron qué tipo de descargas hacían (los ciudadanos), se marcharon y no han vuelto. Y no solamente no han vuelto, sino que se han desarrollado en Sudamérica, han entrado en Francia, en Italia y en Alemania. Y en España, en tanto en cuanto no haya un marco legal que proteja ese tipo de plataformas para descarga de contenidos, no van a venir», ha relatado.

Por ello, ha calificado de «pescadilla que se muerde la cola» el hecho de que «no hay grandes plataformas legales porque ven la imposibilidad de instalarse en España en tanto en cuanto no se sientan protegidas, y por otro lado, lógicamente, el consumidor exige ver lo que quiere, cuando quiere y en el momento en que quiere».

«Es decir, verlo ya mismo –ha agregado– y para verlo ya mismo necesitan plataformas que tengan esos contenidos, que están en plataformas alegales, no quiero emplear la palabra ilegal, y ese círculo es muy difícil de romper».

No obstante, ha valorado el lado positivo de las tecnologías digitales en el sector del cine, que, ha añadido «han hecho algo tan importante como es democratizar el acceso a la imagen, a la expresión cinematográfica, y eso es de un valor indudable», ha manifestado, ya que «cualquiera puede hacer una película» a través de las nuevas tecnologías.

«Hay que respetar el trabajo de las personas para que se siga trabajando», ha afirmado, al tiempo que ha lamentado que este respeto «no se entiende» en el ámbito de la cultura y sí en otros sectores».