Quantcast

España, 'campeona de Europa' en las comisiones por sacar dinero

Somos campeones de Europa… En comisiones bancarias por sacar dinero de los cajeros. España es el país entre los siete más ricos de la UE donde más se paga por este servicio bancario que depende de las redes Servired, 4B o Euro 6000, según un estudio del comparador Kelisto.es que analiza los precios de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Suecia, Italia y España.

La comisión que pagamos los españoles supone un porcentaje del dinero extraído, sujeto siempre a una cantidad mínima. Algo que nos aleja de holandeses, británicos o suecos, que no tienen que pensar en qué red de cajeros o banco retirar efectivo ya que no pagan en ningún caso -salvo en el extranjero-. El resto de países analizados mantiene una comisión fija; algo que ponen como ejemplo las asociaciones de usuarios.

Según el estudio de Kelisto.es, las entidades españolas obtienen al año 3.266 millones de euros gracias a las cuotas y comisiones de las tarjetas bancarias, una cantidad que cuadruplica los 840 millones de euros que cuesta el mantenimiento de la red de cajeros: 2.000 millones de euros corresponden a las cuotas anuales y 1.266 millones a las comisiones por extracción en cajeros.

LOS QUE MÁS COBRAN 

Dentro de España, Bankia y CaixaBank son las entidades que tienen la comisión más alta por retirar dinero fuera de su red de cajeros. Ambas entidades aseguran que sus clientes no suelen tener dificultades para encontrar dispensadores de efectivo propios gracias a ser las que tienen el mayor número de cajeros de toda España (5.500 y 9.600 respectivamente).

La información directa sobre las tarifas proviene de los folletos remitidos al Banco de España y las entidades se defienden diciendo que se refiere a los importes máximos, no a los que realmente se están aplicando para cada operación. En la Asociación Española de Banca consideran que esto es relevante en un mercado en el que hay «una gran competencia entre entidades bancarias» y existen «múltiples ofertas que contemplan niveles de tarifas muy por debajo de los máximos declarados». Desde esta patronal bancaria el alto nivel de competencia es un «factor muy positivo tanto para los clientes como para las propias entidades bancarias».