Quantcast

Así es Rumeysa Gelgi, la adolescente más alta de mundo

Rumeysa Gelgi ha tenido que convivir con una infancia bastante complicada. El ser la adolescente más alta del mundo y entrar en el libro Guinness de los récords no cambiará el difícil pasado de esta joven.

Desde que era un bebé sufre el denominado síndrome de Weaver, que afecta a la zona ósea del cuerpo del humano y que provoca que se produzca una aceleración rápida en el crecimiento de los huesos e incluso llegando a provocar, como es el caso de Gelgi, malformaciones en otros partes de su cuerpo.

Con sus 2,17 metros de altura- la misma que el jugador de baloncesto Pau Gasol– esta joven intenta llevar una vida más o menos normal, algo que le resulta bastante complicado.

Con el valor social y económico del premio espera conseguir una rutina de vida más accesible, ya que como explica «encontrar ropa de su talla es algo realmente complicado»