Quantcast

Servicios Sociales, contra 'Entre todos' por usar menores

En septiembre de 2013, la Asociación presentó una Queja ante la Defensora del Pueblo por la práctica citada en líneas anteriores, a la que el colectivo se refiere como telemendicidad, «por utilizar de manera habitual a personas menores de edad». Según explica la asociación en un comunicado, «nueve meses después nos trasladaron los argumentos expuestos por la Corporación de Radio y Televisión Española, S.A. que no desvirtúan los hechos, por lo que la Asociación ha mantenido su Queja ante la Defensora del Pueblo, y ante su persistencia y gravedad nos hemos dirigido a la Fiscalía General del Estado solicitando que intervenga en relación con los mismos». 

Dicha solicitud se basa en lo siguiente: «La mendicidad infantil es denigrante para los/as menores y constituye un delito tipificado en nuestra legislación, así como su aparición en los medios de comunicación; el art. 4,3 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor hace referencia a la utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación».

En opinión del colectivo, existe la evidencia de que en 'Entre Todos' se está permitiendo y fomentando la mendicidad infantil, «cuya finalidad es mover a la compasión de los/as espectadores/as para recaudar dinero y otros bienes materiales en beneficio de otros, generalmente sus progenitores, aprovechando los sentimientos de piedad y ternura que la infancia genera». 

La Asociación Estatal de Directoras y gerentes de Servicios Sociales denuncia que «no se preserva la intimidad de los/as menores en sus apariciones en el Programa, siendo perfectamente identificables en su entorno. Televisión Española asegura que la intimidad de los menores que aparecen en el programa queda perfectamente preservada ya que su rostro siempre aparece pixelado o blureado. ¿Alguien puede pensar que no se va a ser reconocido un menor en su entorno si aparece en un programa de televisión, por el hecho de que su rostro esté pixelado?», se preguntan.

Y ellos mismos se responden: «Sin lugar a dudas, va a ser reconocido perfectamente, ya que aparecen sus padres, su lugar de residencia -pueblo o barrio- y su domicilio, sus circunstancias personales y familiares y, por supuesto, sus verdaderos nombres y apellidos. En todo caso, no sería menos censurable la mendicidad infantil en la vía pública o en cualquier otro lugar, por el hecho de que «se protegiera» su intimidad con un antifaz o una careta».

La asociación destaca que la ayuda que el programa ofrece a través de la compasión de la audiencia, no sólo no soluciona muchas de las situaciones que se muestran en él, «sino que puede tener efectos secundarios muy negativos, en especial para los menores de edad».Y añaden: «Podemos comprender que la desesperación lleve a algunas personas y familias ante situaciones extremas a recurrir a cualquier cosa, incluso a exhibir públicamente sus penurias y sufrimientos y el de sus hijos/as menores de edad, para que alguien les ayude», pero lamentan que la situación económica que vive nuestro país y «las limitaciones tan grandes de nuestros sistemas de protección social, empujen a algo tan humillante». 

El comunicado concluye con la siguiente petición :«Lo que no podemos entender ni permitir, es que un medio público, en este caso la Corporación de Radio Televisión Española, S.A. se preste a ello y convierta esa desesperación en un espectáculo de masas, humillante, obsceno, denigrante y perjudicial, especialmente para los/as menores de edad que son utilizados como fácil reclamo para la compasión, sin garantía ninguna de intimidad».