Quantcast

La mitad de los embarazos en España son no deseados

No deja de sorprender, pero ahí está el dato: entre el 45% y el 50% de los embarazos que se producen en España son no planificados ni programados. Nos lo confirma el Dr. José Vicente González Navarro, quien alude a que es un dato recurrente desde hace años en diversos estudios. «Otra cosas es cómo reaccione luego la mujer cuando se entera de que está embarazada», aclara. Pero ni que decir tiene que estos 'accidentes', suponen a menudo situaciones tensas y difíciles, aunque solo sea por lo inesperado.

En pleno debate sobre la reforma de la ley del aborto, asociaciones como la Sociedad Española de Contracepción o la Fundación Española de Contracepción ponen el acento en la prevención y reclaman mayor y mejor educación sexual (existe hasta un 20 por ciento de mujeres que no utiliza ningún método). Y, sobre todo, un cambio de cultura que destierre los mitos que aún persisten en torno a los métodos anticonceptivos.

EL PRESERVATIVO, EL MÉTODO MÁS UTILIZADO EN ESPAÑA

Para el doctor González Navarro está claro que este alto índice de embarazos no deseados tiene que ver con el uso que en España se hace los anticonceptivos. En nuestro país, la 'estrella' sigue siendo el preservativo. «Si se utiliza de una manera rigurosa, es un método bastante eficaz, pero en la vida real no ocurre eso… El problema es que el preservativo a menudo se usa si está a mano, o se hacen penetraciones antes de colocarlo, con lo que la mujer ya puede quedar embarazada», explica el doctor.

Con todo, González Navarro insiste en que, se usen como se usen, «los métodos hormonales son los más eficaces que hay, junto con los DIUs». La curiosidad es que, en España, el uso de estos métodos es muy reducido en comparación con los países de nuestro entorno: según una encuesta realizada por la propia Fundación este año tan solo el 16 por ciento de las mujeres españolas toman la píldora. Sumando los otros métodos hormonales más extendidos, como son el anillo o el parche, se llegaría hasta un 21 por ciento.

El dato es llamativo si se compara con el uso que se hace en otros países de nuestro entorno: en Francia los métodos hormonales son los escogidos en un 50 por ciento de los casos, en Alemania hasta el 60 por ciento e, incluso, en Italia el porcentaje de uso supera el 40 por ciento. ¿Por qué esta diferencia en el caso español?

MITOS RESPECTO A LA PÍLDORA

Para el doctor González Navarro, en los porqués reside la clave del problema. En su opinión, aún persisten muchos mitos respecto a los tratamientos hormonales que hacen que las mujeres sean reticentes a los mismos: se dice que engordan, que provocan acné, que aumentan el vello corporal. «Hay una huida de su uso por estas falsas creencias; ha pasado también con la menopausia, el tratamiento hormonal prácticamente no existe en España».

¿Dolores de cabeza? Aunque el doctor admite que «los tratamientos hormonales son medicamentos y, como tales, pueden tener efectos secundarios» asegura que el porcentaje de mujeres que los sufre es mínimo.

«Es necesario un cambio cultural y ésta es una labor que nos incumbe a todos», reclama. Según el doctor, la educación debe comenzar en casa «sin que el sexo sea un tema tabú». Y en el colegio y los institutos debería ser un tema transversal. «Una charla de un día no soluciona nada», opina.

Entre las acciones concretas que se podrían fomentar desde la Administración y que serían muy útiles señala potenciar las consultas anticoncepción en los centros de salud. «Allí donde se han hecho triunfan. Los jóvenes preguntan, pero estas consultas suelen ser pocas y de difícil acceso, a menudo por las mañanas, cuando están estudiando o con otras tareas», opina.

LOS MÉTODOS MÁS EFICACES

Le preguntamos al doctor por un ranking de métodos anticonceptivos en función de su eficacia. Para él, el de mayor eficacia es el implante hormonal, un método aún poco conocido y utilizado en España: se trata de una varilla subcutánea que se implanta normalmente en la cara interna del brazo con una pequeña intervención. El medicamento, basado en progestágenos, se va liberando en pequeñas dosis en el organismo sin necesidad de intervención por parte de la mujer, por lo que no hay riesgo de olvido. Su duración es de tres años.

A continuación y con la ventaja también de que es no es necesario acordarse ni llevar una rutina, el doctor señala los DIUs, sea en su versión de cobre u hormonal.

La desventaja de estos métodos frente a los de barrera es que, si bien son más eficaces para prevenir el embarazo, no protegen frente a las enfermedades de transmisión sexual.

Para solventar todas las dudas la Sociedad Española de Contracepción ha puesto en marcha una nueva web, 'En anticoncepción vive tu vida».

Dicha página dispone además de una consulta online, atendida por un equipo multidisciplinar de ginecólogos, matronas, sexólogos yexpertos en Anticoncepción, que responden en un plazo máximo de 24 horas a todas las consultas que se reciben. 

«Al final se trata de que haya menos embarazos no programados y, por lo tanto, menos interrupciones, que es lo que todos deseamos».