Quantcast

Cómo evitar la mayonesa cortada

La mayonesa es una salsa ideal durante todo el años, pero especialmente en en verano, cuando los platos fresquitos de ensaladilla rusa o huevos rellenos invaden nuestro menú semanal.

Más allá de las imprescindibles precauciones sanitarias (ojo con las mayonesas estropeadas, ¡en caso de duda no la tomes!), uno de los mayores miedos con al mayonesa es que se nos eche a perder antes de lograr la emulsión. La terrible mayonesa cortada. Con la rabia añadida de los huevos y el aceite que perdemos.

¿Cómo evitarlos? Vaya por delante que hay que desterrar los mitos sobre la menstruación de la mujer y otras supersticiones similares. No tiene nada que ver.

Lo que sí destacan la mayoría de los expertos es que uno de los factores que puede influir es la temperatura de los alimentos que utilizamos en la elaboración. Mucha diferencia puede hacer más fácil que se corte.Por ello se aconseja sacar los huevos de la nevera para que cojan temperatura ambiente.

Otra de las claves es la cantidad de aceite que estemos utilizando: conviene comenzar con una pequeña cantidad para asegurarnos de que la emulsión se produce correctamente y, a partir de ese momento, ya se puede añadir todo el aceite que necesitemos (mejor si es refinado, queda la salsa más rica).

Un truco: una cucharadita de mostaza ayuda a la emulsión.

Si de todas formas se nos corta aún podemos intentar alguna solución: en un recipiente limpio se pone otro huevo y un poco de la mayonesa cortada. Comenzamos a  batir sin mover la batidora. Una vez comience la emulsión solo hay que verte poco a poco a el resto de la salsa cortada y, con un poco de suerte, ¡bingo! La habremos recuperado.