Quantcast

Un niño finge su secuestro para no ir al dentista

Un niño francés de 12 años, de la ciudad de Bagnols, ha fingido su propio secuestro para no ir al dentista. Hace alrededor de un mes el pequeño debía haber acudido a una cita para revisarse los dientes, pero le daba tanto pánico que decidió inventarse cualquier cosa con tal de no ir. 

Sin duda, el asunto se le fue de las manos, ya que llegó a pasar varias horas desaparecido. La policía le encontró en Saint-Gervais y el pequeño aseguró ante los agentes que había secuestrado. Parece que no le pilló para nada desprevenido ya que incluso fue capaz de describir con todo lujo de detalles a su supuesto captor. 

A la policía le contó que se trataba de un hombre de unos treinta años, musculoso, más o menos de 1,70 de altura y con una gran cicatriz en el lado derecho de la cara, que además vestía camiseta negra y pantalones vaqueros. 

Según su versión el hombre, que iba conduciendo, le había parado cuando iba camino de la clínica, para preguntarle por una dirección y le había arrastrado hasta el vehículo.

El pequeño también contó en el interrogatorio que había sido capz de escapar en Saint-Gervais, donde el hombre hizo una parada, y así logró avisar a su familia y a la policía, tal y como cuenta el diario francés Midi Libre. 

Tras un mes de investigaciones, de revisar cámaras de seguridad y de tratar de verificar las pistas, la policía comenzó a sospechar que la historia era completamente falsa. Al final, el niño ha reconocido que se lo inventó absolutamente todo para librarse de acudir al dentista. Desde luego, imaginación no lo falta.