Quantcast

La rama maldita del Retiro pesaba 400 kilos

La zona del Retiro donde el sábado murió un joven de 38 años aplastado por una rama que se desprendió de un árbol, continuaba esta mañana acordonada a la espera del resultado de la investigación. Varios curiosos se acercaban a la altura del número 13 de Menéndez Pelayo (casi esquina con Alcalá y junto a la valla del perímetro del parque) para ver la inmensa altura (unos 25 metros) desde la que cayó la madera, de 400 kilos de peso, probablemente deteriorada por las últimas tormentas caídas en Madrid, según se desprende del informe preliminar de la investigación, al que ha tenido acceso ABC.

Como cualquier paseante de El Retiro, Carlos Mariano Álvarez, un militar toledano de 38 años, decidió sentarse a la sombra de una acacia junto a sus pequeños, un niño de cuatro años y una niña de un año y medio, mientras esperaba a su mujer, quien se había acercado a visitar a un familiar ingresado en el Hospital del Niño Jesús. Eran las cinco de la tarde de un caluroso sábado. Sin viento, nada hacía presagiar la desgracia que le sobrevendría en unos momentos. Una rama de 400 kilos se desprendía del árbol centenario bajo el que se habían sentado a descansar dejándole completamente atrapado por la pelvis y el abdomen, lo que le causó una gran hemorragia interna y la posterior muerte.

Consciente de lo sucedido, la víctima aún pudo gritar pidiendo socorro para que alguien auxiliara a su niña, que estaba sentada justo al lado en un cochecito de bebé. Cuando llegó el Samur, el hombre se encontraba ya en parada cardiorrespiratoria. Tras 40 minutos intentándole reanimar, certificaron su muerte, y fue trasladado al Instituto Anatómico Forenese. Su mujer, al enterarse de la noticia, tuvo que ser atendida de urgencia por una crisis nerviosa.

Paradojas de la vida, el militar había estado en misiones de El Líbano y Bosnia, y fue a perder la vida de la forma más absurda e inesperada. 

Mientras se intentan determinar las causas del suceso que costó la vida a este militar natural de Fuensalida la zona seguirá acordonada.