Quantcast

Alquiler de apartamentos de verano: Huye de los chollos

Llega la temporada alta del verano y con ella la búsqueda de planes para las vacaciones. A menudo estos planes incluyen un apartamento donde poder pasar la menos una quincena con la familia. Pero claro, a no ser que se lo alquilemos a un amigo o conozcamos previamente la casa o el apartamento que vamos a contratar, surgen las dudas, máxime cuando sabemos que hay casos como este: el mail que reproducimos a continuación se corresponde en teoría con el alquiler de una casa en pleno centro de Madrid.

«Tiene 3 dormitorios, un salon, 1 baño, una cocina. Está totalmente amueblado y equipado con todo lo necesario (aire acondicionado, lavaplatos, lavadora, nevera, microonda). Fue mi casa hasta hace 2 años cuando me casé y me mudé con mi esposo en Italia, su país de origen. Desde entonces he dado el apartamento en alquiler a una familia joven que, hace poco, por motivos personales tuvo que trasladarse de ciudad, por lo que ahora necesito a alguien para ocupar el apartamento».

Y sigue: «La renta mensual es de 550 euros, por todo el apartamento incluyendo todas utilidades (agua, gas, electricidad, internet, cable, comunidad). El apartamento esta libre y se puede mudar allí en el mismo día que usted recibe las llaves. El único problema es que soy la única que tiene las llaves del apartamento y en este momento me encuentro en mi casa de Italia, pero estoy segura que si le interesa vamos a encontrar una solución para que usted reciba las llaves lo antes posible y para firmar el contrato de alquiler».

El joven que recibió este mail sospechó enseguida, y cuando se desplazó a la dirección indicada en el anuncio resultó que el edificio ni siquiera existía… En su caso, el asunto no fue a mayores. Pero, por desgracia, este tipo de 'ganchos', que subrayan un precio llamativamente bajos, no son raros en Internet. Y aunque no hay datos oficiales, se sospecha que muchos pueden picar con la esperanza de haber encontrado un chollo o una oferta de lujo que justifican en la crisis.

Asociaciones de consumidores y usuarios alertan de que este tipo de fraudes, aunque se producen durante todo el año, crecen en los meses de verano. Con el agravante de que hay más dificultades para desplazarse a hacer comprobaciones in situ. «El de los alquileres es un sector muy poco regulado, donde hay mucho intrusismo», observa Oriol…., director general de Migoa.com, un portal especializado precisamente en alquiler vacacional. «En Internet es relativamente fácil abrir una cuenta falsa y pedir una transferencia», admite Blasco.

ALGUNAS PRECAUCIONES

En el caso Migoa, el portal trabaja directamente con gestores profesionales, con lo que todas las casas que ofertan han sido previamente visitadas por estos agentes, y sus características figuran en un contrato. «Muchos clientes sienten alivio al saber cómo funcionamos, se quedan tranquilos, la gente tiene miedo a ser víctima de una estafa».

Sin embargo, los intermediarios pueden encarecer el precio final respecto a alquilar directamente con un particular, y existen algunas precauciones que se pueden tomar para asegurarnos de que no asumimos grandes riesgos.

En 'Top rural', una las plataformas más populares para alquilar casas o alojamientos en el campo alertan sobre la existencia de anuncios fraudulentos. Tienen su propio equipo que rastrea los anuncios sospechosos, pero por si acaso recomiendan estar atentos a anuncios: «Demasiado buenos para ser verdad; tarifas demasiado bajas comparadas con otros alojamientos similares en la zona y alta presión por cerrar el alquiler; anuncios mal escritos; Incoherencias entre el idioma del propietario, su nacionalidad, su teléfono, país de residencia, etc.; anuncios que ofrecen un gran descuento si se paga por adelantado».

Los adelantos. Este es otro los puntos conflictivos… ¿Cuánto se debe pagar en concepto de reserva? «Nosotros pedimos un 30 por ciento, y lo devolvemos íntegramente en la mayoría de los casos siempre que se cancele con un mes de antelación», explica Blasco.

Por otra parte, comprobar si el alojamiento que estamos contratando tiene su propia página web, las opiniones de arrendatarios anteriores o exigir la firma de un contrato en el que aparezcan todos los datos básicos son medidas que ofrecen garantías adicionales. Tampoco está de más solicitar al arrendatario un comprobante que acredite que nuestra reserva está realizada. 

CUIDADO CON LAS FOTOS BONITAS

Otro consejo a tener en cuenta y que no subraya Blasco es que hay que «desconfiar de las webs donde todo es muy bonito». Explica Blasco que alguna plataformas cuentan con equipos de fotógrafos profesionales que se encargan de sacar siempre los mejores ángulos de los pisos o apartamentos. Y, claro, «luego llegan los chascos». Así que es mejor guiarse por la descripción.

Por otra parte, si nos cercioramos de que hay estafa, desde las más evidentes, cuando el apartamento resulta no existir, hasta las que gañan sobre las características del mismo, conviene hacer saltar las alertas para evitar que otras personas puedan ser víctimas. Por un lado, dando aviso a la plataforma de Internet donde hayamos encontrado el anuncio fraudulento para que lo retiren de inmediato.

Tampoco está de más denunciar el caso en la comisaría más cercana aportando toda la documentación de que dispongamos sobre la persona.