Quantcast

PSOE no ha recibido ninguna propuesta del Gobierno sobre el aforamiento del Rey y el PP no desvela cómo se hará

Los socialistas no avanzan si apoyarán esa protección especial e Izquierda Plural reitera su rechazo

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha asegurado este miércoles que su formación no ha recibido ninguna propuesta del Gobierno del PP para regular el aforamiento del Rey Juan Carlos una vez que deje el trono, mientras que desde el Grupo Popular, su portavoz, Alfonso Alonso, ha preferido no desvelar cómo piensan tramitar esa norma los 'populares'.

En declaraciones en el Congreso, la dirigente socialista ha señalado que es «absolutamente falso» que el PSOE haya empezado a negociar sobre este asunto con el Ejecutivo y que sólo se pronunciará al respecto cuando reciba una iniciativa de los 'populares'. «Es absolutamente falso que estemos trabajando en algo que desconocemos», ha sentenciado.

Tras descartar que este asunto se vaya a tramitar mediante una proposición de ley suscrita por PP y PSOE, Rodríguez ha evitado concretar si apoyarán el aforamiento de don Juan Carlos. Se ha limitado a recordar que en su Conferencia Política del pasado mes de noviembre su partido reclamó reducir los aforados.

Según los socialistas, el número de aforados en España es «muy excesivo» y, además, habría que acotar esta protección especial a las actividades que quienes disfruten de ella realicen «en el ejercicio del cargo institucional en virtud del cual se les afora». «Sería una buena oportunidad para plantear algún tipo de propuesta en este sentido», ha apuntado Rodríguez.

Quien ya lo ha hecho es el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien este miércoles ha recordado que ha enviado una carta

al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidiéndole una reforma del régimen de aforamiento con el fin de que esta figura jurídica se limite al actividades que los beneficiarios realizan en el desarrollo de sus funciones públicas.

«No tiene que haber privilegios en los aforamientos más allá de lo que son las funciones públicas de los distintos cargos –ha insistido–. Fuera de ahí, el mismo tratamiento que cualquier otro ciudadano», incluido el «ciudadano» Juan Carlos, en referencia al Rey saliente.

PP: SE HARÁ BIEN

Por su parte, Alonso ha admitido que una vez que don Juan Carlos deje de ser jefe del Estado se crea una situación nueva «que necesita una regulación», pero no ha querido concretar cómo se tramitará esta norma.

«Vamos haciendo las cosas por orden, cada día tiene su afán», ha comentado Alonso, incidiendo que no abordarán este asunto hasta que el nuevo Rey sea proclamado. «Hay distintas posibilidades, pero no quiero anticiparme a esos debates. Mañana la proclamación y luego ya arreglaremos lo demás», ha dicho.

Eso sí, el dirigente 'popular' ha garantizado que «se regulará de manera adecuada» resolviendo «todos los problemas que se puedan plantear». «Haremos algo constitucional y bien hecho», ha zanjado.

TRES OPCIONES SOBRE LA MESA

De momento hay abiertas tres opciones: regular el aforamiento de don Juan Carlos, y también Doña Sofía, en una ley específica; hacerlo aprovechando la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que ha preparado el Gobierno pero que aún está en fase de anteproyecto o incluirlo mediante una enmienda en la Ley de Racionalización del Sector Público que, a su vez, retoca parte de la Ley de Orgánica del Poder Judicial.

Esta última opción es la que permite una tramitación más rápida. De hecho, este martes el Congreso amplió hasta el viernes –justo un día después de la proclamación de Felipe VI– el plazo para la presentación de enmiendas parciales a la Ley de Racionalización del Sector Público, que va acompañada de una ley orgánica complementaria que modifica la Ley del Poder Judicial para incluir aspectos sobre el régimen laboral de jueces, fiscales y funcionarios.

Una vez que se presenten las enmiendas, el texto pasará por ponencia, Comisión de Justicia y Pleno del Congreso, donde se requiere mayoría absoluta dado su rango orgánico. Después se remitiría al Senado, donde si, no es retocada, podría salir adelante de forma inmediata para su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).