Quantcast

La sanidad privada tarda en dar cita con el ginecólogo casi 10 veces menos que la pública

El tiempo de espera para operaciones no urgentes es de 32 días, tres veces menor que en la pública

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El tiempo de espera para conseguir cita con el ginecólogo en la sanidad privada en España está en torno a las dos semanas de media, 14,7 días según datos de 2013, casi diez veces menos que en la sanidad pública, donde la espera en el último año se situó en 106 días de media.

Así se desprende de los datos del último informe RESA 2013 'Indicadores de resultados en salud de la Sanidad Privada' elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) con datos de 186 centros (120 centros de grupos hospitalarios y 66 centros de grupos ambulatorios).

Por segundo año consecutivo el informe incorpora el tiempo de espera para la consulta con los especialistas que más volumen tienen en el sector privado (Oftalmología, Dermatología, Traumatología y Ginecología y Obstetricia).

En todos los casos los tiempos medios están en torno a las dos semanas de espera desde que el paciente solicita la cita, variando de los 10,5 días de media que se tarda para la consulta con el traumatólogo, 11,2 días para el dermatólogo, 13,3 para el oftalmólogo y 14,5 en el caso del ginecólogo.

En tres de las cuatro especialidades el tiempo de citación se ha mejorado con respecto al año anterior, especialmente en el caso de Traumatología (donde se ha bajado en tres días), mientras que en Oftalmología sube discretamente (12,9 en 2012).

Para los autores, los datos “refuerzan claramente la idea de agilidad de los centros privados en atención a la demanda”. Más aún cuando se compara con los últimos datos presentados la semana pasada por el Ministerio de Sanidad, que reflejaban como la espera media para obtener cita con estos especialistas era de 63 días en el caso del dermatólogo, 78 días para traumatólogo y oftalmólogo y hasta 106 días para Ginecología.

UN MES PARA OPERACIONES PROGRAMADAS, 100 EN LA PÚBLICA

Por otro lado, el informe ha analizado los datos de más de 75.000 intervenciones realizadas a lo largo de 2013 para concluir que el tiempo de espera para someterse a una cirugía programada en la sanidad privada era de 32 días en 2013, un día menos que el año anterior y hasta un tercio de lo que se tarda en la sanidad privada, donde la lista de espera a 31 de diciembre estaba en 98 días de media.

En dicho estudio se tiene en cuenta el tiempo que transcurre desde la realización de consulta de pre-anestesia hasta la realización de la intervención y, pese a la “pequeña mejoría” con respecto a 2012 (33,02), la espera sigue siendo algo superior a los 30 días de media de 2011 y sobre todo a los 27 días de media de 2010.

Pese a todo, los autores del informe creen que se trata de una “excelente muestra de la disponibilidad de los recursos quirúrgicos de los centros privados”.

Además, la espera es bastante inferior a la que se tiene que hacer en el Sistema Nacional de Salud (SNS) para intervenciones quirúrgicas no urgentes, según los últimos datos presentados por el departamento de Ana Mato, que establecían una espera media de 98 días a 31 de diciembre. En estos casos, se contabiliza el tiempo que transcurre desde la prescripción de la intervención y su consiguiente inclusión en el registro de pacientes pendientes de una intervención.

En el informe de este año también se ha analizado la ratio de intervenciones ambulatorias sobre el número total de intervenciones quirúrgicas, que se sitúa por encima del 50 por ciento, lo que consideran un buen resultado, sobre todo si se tiene en cuenta que “un gran número de cirugías en la práctica privada se realizan por las tardes, lo que condiciona a pernoctar en el centro y causar estancia”.

Además, ha explicado el director general de IDIS, Manuel Vilches, la estancia media fue de 3,17 días, con estancia preoperatoria excelente que implica que “la mayoría de los pacientes ingresan el mismo día de la intervención”.

MÁS RÁPIDOS QUE HACE UN AÑO EN TRATAR EL CÁNCER

Por otro lado, el informe RESA de este año ha revelado que en la sanidad privada se tarda menos de 15 días de media desde que se diagnostica un cáncer hasta que comienza su tratamiento, ya sea quirúrgico o médico (tratamiento con quimioterapia o radioterapia), mejorando los indicadores del año pasado.

En el caso del cáncer de mama el tiempo medio está en 14,22 días, frente a los 18,98 días de 2012, mientras que en cáncer de colon se ha pasado de los 13,75 días del año anterior a los 10,71 días de 2013 y en cáncer de pulmón se tardan apenas 9,53 días en comenzar el tratamiento, frente a los 12,47 días de 2012.

Los tres indicadores son un “excelente dato de agilidad” que contrasta con las recomendaciones internacionales, que establecen una demora media de hasta 8 semanas.

Por otro lado, continúa un año más la tendencia de reducir el tiempo medio de espera en Urgencias, ya que el tiempo medio de espera para el triage está por debajo de los 7 minutos y para la primera asistencia de facultativo la demora es de apenas 15 minutos, según datos de dos millones de Urgencias.

MENOS DE DOS SEMANAS PARA HACERSE UN TAC O UNA RESONANCIA

En lo que respecta a la demora para realización de pruebas complementarias, el estudio muestra que la espera para la realización de una mamografía es de unos 11,7 días, para un TAC está en 8,1 días y para una resonancia magnética en unos 12,5 días. Para esta última prueba ha aumentado el tiempo de espera en el último año en 4 días.

Además, el tiempo de espera hasta la entrega del informe en cada caso es de 2,7, 3,3 y 3,9 días respectivamente. En estos casos, no obstante, se incluyen todo tipo de pruebas, tanto rutinarias como urgentes.

El estudio también ha recogido marcadores de eficacia como la tasa de reingresos o complicaciones. De este modo, muestra como las tasas de retorno a las 72 horas de una urgencia es del 3 por ciento, y la tasa de reingreso a los 30 días de un alta es del 4,7 por ciento. En el caso de la cirugía de cataratas, apenas hay complicaciones en los 3 días posteriores a la cirugía en el 0,2 por ciento de los casos.

Además, el ratio de cirugías de prótesis de cadera dentro de las 48 horas posteriores al ingreso hospitalario se mantiene por encima del 90 por ciento y el de sedación de pacientes para la realización de colonoscopias es de un 90 por ciento y, de gastroscopias, un 88,5 por ciento.