Quantcast

Almunia lamenta que se abran «vías» hacia procesos soberanistas que «no se sabe hacia dónde conducen»

Cree que en España hay «mucho que aprender» de países como Alemania, también descentralizados pero con «la misma posición de fondo»

BILBAO, 13 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha lamentado que, en países como España y el Reino Unido, se «menosprecia lo bueno que se ha conseguido» y se abren «vías hacia procesos que no se sabe hacia dónde conducen», sin calcular los riesgos «enormes» que existen.

El comisario europeo se ha pronunciado de este modo un encuentro de Alumni La Comercial en Bilbao tras ser preguntado por los movimientos independentistas en Cataluña, Euskadi o Escocia, así como por el referéndum sobre la Unión Europea del Reino Unido.

Almunia ha manifestado que, tanto en Europa como en el seno de los propios países afectados, «hay opiniones para todos los gustos». Por su parte, ha defendido que «es mucho mejor integrarse que desintegrarse, unirse que separarse, coordinarse que cada uno vaya por su cuenta, y que cualquier conflicto, tensión, diferencia, divergencia o intereses diferenciados se tienen que discutir, negociar, pactar encima de una mesa y no a través de procesos que generan todavía más tensiones».

«Que bastantes tenemos en nuestra sociedad, como para generar más», ha añadido. De este modo, ha confiado en que «todo es posible irlo resolviendo, encauzando» a través «de diálogo, de negociación, de composición de intereses».

Según ha indicado, «ésa es la experiencia que tenemos de casi 40 años de transición hacia la democracia, de consolidación de la democracia y de obtener los beneficios de un sistema democrático en España». Y creo que no debemos echar por la borda las buenas experiencias y los logros positivos que hemos logrado todos», ha insistido.

En este contexto, ha lamentado que «a veces, no sólo aquí, también en otros sitios –el Reino Unido es un ejemplo– se intenta menospreciar lo bueno que se ha conseguido, que es mucho, y no se calculan los riesgos de perder lo que ya se ha conseguido, que son enormes, y en cambio se abren vías hacia procesos que no se sabe hacia dónde conducen y que tienen una serie de dificultades por delante que algunos se niegan a ver pero que son claramente visibles y ojalá que sean evitables».

APRENDER DE ALEMANIA

Por otro lado, el comisario europeo ha considerado «muy mejorable» el funcionamiento de la administración española en Europa y ha subrayado la importancia de mejorar «cuanto antes» que «estuviesen mucho más implicados en las discusiones comunes a escala europea».

De este modo, ha señalado que, en otros países, las administraciones nacionales están «mucho más implicadas, mucho más atentas, reaccionan mucho antes, tienen posiciones más claras en el origen de los debates que llevan a decisiones europeas» en el ámbito de la Comisión, del Consejo y del Parlamento europeos.

Además, ha resaltado que también otros estados tienen estructuras descentralizadas, pero, como sucede con Alemania, cuando se recibe a representantes «al máximo nivel» y también de los 'landers' alemanes, las asociaciones empresariales o las propias empresas de manera individual, «las posiciones de fondo son las mismas».

«Porque las han estado discutiendo ellos mucho tiempo antes de venir en un frente amplio pero común. Así es como hay que defender lo que a uno le interesa defender y así es como hay que contribuir a que las decisiones colectivas no vayan en contra de nuestros intereses particulares», ha apuntado.

De este modo, ha explicado que «se trata de ver bien las prioridades, los intereses, y jugarlos de manera que contribuyan a una decisión colectiva, no que la entorpezcan». A su entender, «de eso hay mucho que aprender» no sólo en la administración central, sino en las comunidades autónomas.