Quantcast

Lesmes: Los jueces no deberíamos tener aforamiento o tenerlo limitado

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha afirmado que los jueces no deberían tener aforamiento o tenerlo limitado ya que cree que pueden aplicarse «otro tipo de mecanismos» en los casos que sea necesario establecer protección.

Lesmes considera que su generalización está siendo excesiva (unos 8.000 de los 10.000 aforados en España son jueces y fiscales) y ha advertido que el aforamiento tiene un efecto «perverso» porque recarga «excesivamente» al Supremo, al tener sus magistrados que emplear un tiempo «relevante» a conocer las querellas o denuncias «infundadas», ha dicho en declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press.

«En la tradición jurídica española ha habido otros mecanismos de defensa», ha indicado poniendo como ejemplo «una especie de examen previo» para comprobar si una demanda dirigida sobre un juez o un fiscal tiene un «mínimo fundamento», y una vez pasado este «filtro», enviarlo al juez ordinario, algo que según explica ya no se trataría «propiamente» de un aforamiento.

En todo caso, Lesmes cree que el aforamiento debería ser «excepcional y para los sujetos de las más altas responsabilidades» y ha recordado que la Constitución lo recoge para el presidente del Gobierno o los ministros. «No podemos decir que hay que eliminarlo como mecanismo», ha subrayado.

Preguntado por el magistrado Enrique López, detenido cuando conducía su moto cuadruplicando la tasa de alcoholemia y sin casco, ha manifestado que el aforamiento en la legislación española está diseñado «con carácter general a cualquier tipo de delito» y ha explicado que, en este caso, tanto como magistrado del Tribunal Constitucional como en la Audiencia Nacional donde tiene «su plaza de origen» tiene designado aforamiento.

Sobre el asombro que puede provocar en la sociedad algunas decisiones judiciales, Lesmes ha recalcado que normalmente las sentencias de los magistrados son «bastante sensatas y razonables». «Los jueces lo que en ningún caso hacemos es actuar fuera de la ley y con arreglo a una opinión pública mayoritaria», ha sentenciado.

Eso sí, ha admitido que en determinados casos él también se ha sentido «perplejo» y cree que en ocasiones puede haber errores de los jueces o legislaciones defectuosas que «a la vista de los pronunciamientos» habría que proceder a cambiar.