Quantcast

Rubalcaba garantiza «lealtad» del PSOE a Felipe VI pero pide «un tiempo nuevo» con reformas constitucionales

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha garantizado este miércoles «respeto y lealtad» de su partido al futuro reinado de Felipe VI, para el que ha pedido que se abra «un tiempo nuevo» con «reformas pactadas y consensuadas» de la Constitución que permitan resolver la triple crisis –social, institucional y territorial– que, a su juicio, atraviesa el país.

Así se ha pronunciado Rubalcaba ante el Pleno del Congreso durante el debate del proyecto de ley que regula la abdicación de Juan Carlos I, una norma que los socialistas van a apoyar porque, según ha indicado, se trata de «cumplir la ley y la Constitución».

El líder del PSOE –que ha sido aplaudido en varias ocasiones por su grupo e incluso por varios diputados del PP que también han expresado el apoyo a su discurso cuando ha bajado de la tribuna– ha insistido en que «no cabe otra posibilidad que votar afirmativamente» esta ley que responde a la «voluntad libre del Rey de abdicar», pero, además, ha subrayado que el 'sí' del PSOE reafirma también su «fidelidad al acuerdo constitucional».

Además, ha hecho hincapié en que en esta ley se decide «sobre abdicación y solamente sobre la abdicación» y ha recalcado que lo que se lleva al Congreso no es la sucesión, que está regulada en la Carta Magna.

«No vamos a votar la sucesión del Rey Juan Carlos I por su hijo, el Príncipe de Asturias. Eso ya lo votamos aquí en esta Cámara en 1978 y lo ratificó ampliamente por referéndum el pueblo español cuando votamos la Constitución», ha recalcado.

Pero además, ha subrayado que decir 'no' a este proyecto de ley significaría que la abdicación no está «bien formulada» o que el Congreso «no autoriza la abdicación del Rey», lo que sería «un dislate».

Se trata, en definitiva, de «cumplir con la Constitución» que los socialistas ayudaron a crear y de cumplir la ley, que «es una obligación ineludible, insoslayable del Congreso de los Diputados en un Estado de Derecho».

GONZÁLEZ Y ZAPATERO HABRÍAN ACTUADO IGUAL

Además, se ha mostrado convencido de que los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero habrían dado cauce a este proyecto de ley de la misma manera si la abdicación se hubiera producido en sus mandatos. «No tengo ninguna duda», ha dicho.

Rubalcaba ha insistido en el papel que tuvieron los socialistas en el nacimiento de la Carta Magna y ha acudido a las palabras del histórico dirigente socialista Luis Gómez Llorente, quien entonces defendió que si se establecía la monarquía parlamentaria democráticamente, mientras fuera constitucional los socialistas se considerarían «compatibles» con ella.

Y ha recordado que Gómez Llorente explicó que el PSOE no se empeñaba en cambiar la forma de Gobierno porque albergaba «razonables esperanzas» de que monarquía y democracia fueran compatibles y que la primera pudiera ser «pieza de la Constitución susceptible de uso alternativo por los gobiernos de derecha o de izquierda». «Treinta y cinco años después, los socialistas constatamos que aquellas esperanzas no se han visto defraudadas», ha señalado Rubalcaba.

Por eso, ha dicho, 35 años después de que contribuyeran a la elaboración y aprobación de la Carta Magna, los socialistas siguen «sin ocultar» su «preferencia republicana», pero se continúan «sintiendo compatibles con la monarquía parlamentaria».

De esta manera, ha garantizado que el PSOE no va a «romper el consenso constitucional». Así, aunque ha abogado porque se emprendan las «reformas necesarias» que, en su opinión, precisa la Constitución, ha reivindicado que deben acometerse desde el consenso.

AGRADECIMIENTO A JUAN CARLOS I

Rubalcaba también ha aprovechado su intervención para agradecer su labor a Juan Carlos I durante su reinado, que, según ha dicho, ha coincidido con el «periodo más largo de paz, de libertad y de progreso» de la historia de España.

Y ha deseado al Príncipe de Asturias «lo mejor para su reinado», para el que ha garantizado «respeto y lealtad» de los socialistas, así como «colaboración» para el «tiempo nuevo que el país necesita».

Rubalcaba ha defendido que la sucesión no es «únicamente un relevo generación» y ha hecho hincapié en que debería «ser algo más» y dar paso a «la apertura de un tiempo nuevo».

En concreto, ha pedido reformas «con consenso» para mejorar el funcionamiento de los partidos políticos, para cambiar el sistema electoral, que recojan los avances sociales que se han producido en las últimas décadas y para abordar los «problemas territoriales y el funcionamiento del Estado autonómico», avanzando en «una dirección federal».

«La abdicación del Rey Juan Carlos y la proclamación en los próximos días del nuevo rey, Felipe VI, deberían servir para abrir paso a un tiempo de cambios y reformas, pactadas y consensuadas, cambios institucionales y cambios constitucionales también. No deberíamos desperdiciar ni la oportunidad política que hoy se nos abre ni el impulso asociado a la llegada de un nuevo rey», ha insistido.