Quantcast

Navarro (PSC) loa el papel del Rey pero pide aprovechar su marcha para afrontar «temas pendientes»

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha alabado este martes el papel y la trayectoria del Rey Juan Carlos I, pero ha defendido aprovechar su abdicación para hacer reformas profundas, como la constitucional, y abordar «temas pendientes».

En una conferencia en el Círculo Ecuestre, ha interpretado que la marcha del Rey debe interpretarse como un gesto de generosidad, como un «último servicio cargado de simbolismo» que invita a los partidos a iniciar un proceso de reformas para devolver la legitimidad a las instituciones.

En el debate Monarquía-República, se ha declarado como «una persona republicana como las raíces del partido», pero ha destacado que Juan Carlos I ha conseguido que la Corona dejara de identificarse con la palabra dictadura para pasar a relacionarse con términos como estabilidad y democracia.

Los socialistas catalanes exigen así que la abdicación sea el primer paso de una «profunda reforma para devolver la legitimidad las instituciones», y ha dicho que en este debate no debe rehuirse ningún tema.

El PSC cree que la Constitución, cuando se aprobó, respondió a las necesidades de un país que carecía de madurez política para hacer frente a algunos temas, por lo que ciertas cuestiones «se dejaron en un espacio cómodo de ambigüedad para tratarlas en un futuro».

Así, no se cierra a debatir el modelo de Estado para España, pero no como un debate único, sino como una cuestión más en un debate más amplio de reforma constitucional que aborde otros temas.

Cree que todos los partidos deberían sentarse a tratar estas profundas reformas en una comisión de ámbito institucional, y ha lamentado que PSOE y PSC han intentado crearla en el Congreso sin éxito por la oposición del PP.

Navarro considera un error pensar que la Constitución es «intocable», y debe poder reformarse desde la legalidad; también ha apelado al espíritu de consenso de la transición para encontrar un gran pacto en torno a esta cuestión.

Ha lamentado que debates como el de Monarquía o República se abordan a gran velocidad, sin el tiempo y la reflexión que merecen, y ha criticado que algunos lo utilizan de manera «irresponsable» para incrementar su popularidad.

CATALUNYA COMO NACIÓN

Para él, la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut supuso una «ruptura emotiva» de Cataluña respecto al resto de España, y ha abogado por reconducirla con una reforma constitucional que, entre otras cuestiones, reconozca a Cataluña como nación y sus singularidades.

«Reconocer estas singularidades, no porque seamos mejores ni peores, sino porque somos diferentes respecto al conjunto de España», ha pedido Navarro, que ha recordado que fue el primero en reivindicar una reforma constitucional para devolver la legitimidad a las instituciones.

Ha lamentado que siempre que se habla de crisis de representación se cita al PSOE y al PSC como «sospechosos habituales», pero ha sentenciado que la crisis es del sistema, y ha concluido que sin legitimidad no hay calidad democrática.

Navarro ha insistido en que plantear la independencia como solución a la crisis de representatividad de las instituciones es una «solución incierta, extremadamente complicada y con graves consecuencias que cada día más actores se atreven a apuntar».