Quantcast

Abdicación del Rey: Botín y otros empresarios pidieron al Rey que siguiera para evitar la inestabilidad

Los principales responsables empresariales del país conocían las intenciones de Su Majestad desde el otoño pasado. Y fu eentonces cuando le mostraron su incomidad por esa decisión, y cuando le pidieron que continuase al frente de la Jefatura del Estado para evitar una inestabilidad que jugaría en contra de la recuperación económica.

Según cuenta El Confidencial, fue en el marco del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), el lobby que reúne a 17 de las mayores compañías del país, el que eligió el Monarca para dejar entrever que se iría. Fue en septiembre de 2013. Fueron reuniones privadas que el todavía Rey mantuvo con César Alierta, presidente de Telefónica, Isidro Fainé, el primer ejecutivo de La Caixa, y Emilio Botín, el máximo mandatario del mayor banco de España. Según las mismas fuentes, los tres animaron al monarca a continuar en el puesto porque en ese momento empezaban a llegar los primeros indiciadores macroeconómicos de la mejoría de la economía española. 

Pero las llamadas de confirmación desde la Casa del Rey en los días previos al anuncio de la abdicación no dejaron de sorprender. En esas comunicaciones el Rey les adelantó que anunciaría por la televisión la abdicación tras 39 años de reinado. Los presidentes de las mayores empresas cotizadas supieron con más de 48 horas de antelación que las intenciones que don Juan Carlos les había transmitido meses atrás se habían convertido en una decisión en firme.

Tras el comunicado oficial del lunes, el monarca ha seguido manteniendo conversaciones privadas con varios de estos máximos dirigentes para pedirles el mismo apoyo para el Príncipe de Asturias, futuro Felipe VI, con el objetivo de cimentar la continuidad de la institución.