Quantcast

El Gobierno revela que ya no caben más vestigios franquistas en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca

Los vestigios del franquismo retirados de sedes oficiales han saturado el almacén al que estaban destinados. No hay sitio para más. A instancias del diputado de Amaiur Jon Iñarritu, que se interesaba por los objetos de la dictadura catalogados en 2009 en embajadas españolas de diez países diferentes, el Ejecutivo explica que «en la actualidad ya no subsiste ningún vestigio franquista en los bienes muebles e inmuebles ubicados en el exterior» y que las cuberterías donde estaba tallado el escudo del águila han sido retiradas para grabar el escudo constitucional.

El Gobierno detalla además que «los vestigios relativos a óleos, esculturas, fotografías, escudos en representaciones y diversos objetos de mesa de las representaciones de Finlandia, Francia, Bélgica, Italia, Austria, Marruecos y Kenia se encuentran debidamente almacenados en la sede central del Ministerio de Educación y Cultura».

En teoría, y según los acuerdos de la Comisión de Memoria Histórica, todos esos objetos deberían ser trasladados a Salamanca, al Centro Documental de Memoria Histórica, para su catalogación y depósito.

Pero el Ejecutivo revela que ha tenido que paralizar el envío de vestigios franquistas a Salamanca debido a «la imposibilidad actual del Centro para albergar más objetos».