Quantcast

Kerry expresa su preocupación por la falta de acuerdo para elegir a un nuevo presidente de Líbano

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha mostrado su preocupación por la falta de acuerdo para designar al nuevo presidente de Líbano, una circunstancia que podría alimentar las tensiones políticas, además de limitar la capacidad de las Fuerzas Armadas para responder a las emergencias nacionales.

«El estancamiento político en Líbano es profundamente problemático. La capacidad de las Fuerzas Armadas para responder a la crisis podría verse afectada por la ausencia de un presidente, así como también podrían afectar a la confianza de los libaneses en el país y al tejido político», ha asegurado Kerry, en declaraciones publicadas en el diario libanés 'Daily Star'.

«En última instancia, las tensiones podrían crecer contra el Gobierno, o fuera del Ejecutivo con el Parlamento y los políticos del país, podría crecer la tensión como resultado de tener la sensación de que no se respeta ni el pacto nacional ni el equilibrio que debe existir con los gobernantes de Líbano», ha añadido Kerry, que ha asegurado que el estancamiento político es uno de los principales motivos por los que se ha desplazado al país mediterráneo.

«Líbano necesita y merece tener un funcionamiento pleno, un Gobierno completo, y esperamos que el Parlamento elija al presidente rápido», ha declarado el político estadounidense. «No hay tiempo para las negociaciones habituales. Los desafíos son muy importantes», ha alertado. Asimismo, Kerry ha negado que Estados Unidos esté apoyando a un candidato concreto para la presidencia del país. «No tenemos un candidato. No tenemos la intención de intentar seleccionar o poner propuestas sobre la mesa. Eso le corresponde a los partidos de Líbano», ha asegurado.

También ha señalado que es consciente de que países extranjeros, como Arabia Saudí o Irán, están intentando influir en los asuntos de Líbano, mientras que ha subrayado que Estados Unidos ofrece su apoyo a la soberanía política libanesa. «Necesitamos un Gobierno que esté libre de influencias extranjeras», ha asegurado Kerry. «Le he asegurado al primer ministro, Tamam Salam, que Estados Unidos continuará con una asociación fuerte y segura y continuaremos apoyando a Líbano y a sus instituciones», ha indicado el representante estadounidense.

Desde el pasado mes de abril, el Movimiento 8 de marzo, favorable al régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, y el Movimiento 14 de marzo, que rechaza al Gobierno sirio, se han opuesto a llegar a un acuerdo para nombrar a un presidente cristiano. Según el sistema de reparto de poderes en el país, la Presidencia está en manos de la comunidad cristiana maronita, la presidencia del parlamento pertenece a la comunidad musulmana chií y el primer ministro ha de ser siempre un musulmán suní.

SITAUCIÓN DE LOS REFUGIADOS

Kerry también ha incidido en que el Gobierno de Estados Unidos quiere impulsar las capacidades de las Fuerzas Armadas libanesas y de las fuerzas de seguridad, dos cuerpos que han jugado un papel destacado en el mantenimiento de la seguridad desde que comenzó el conflicto en la vecina Siria. Además, el representante del Pentágono el vicealmirante Kurt Tidd ha estado presente durante una reunión entre Kerry y Salam.

El político estadounidense se ha mostrado contundente a la hora de denunciar la situación de los refugiados sirios en Líbano, «Es importante para todos nosotros reconocer la catástrofe humanitaria que se está produciendo ante nuestros ojos», ha afirmado Kerry, quien ha reconocido la importante carga que suponen para Líbano el haber acogido a un millón y medio de refugiados sirios.

Asimismo, ha anunciado que Estados Unidos entregará de 290 millones de dólares adicionales (213 millones de euros) en concepto de ayuda humanitaria para los refugiados sirios de la región, cantidad de la que se destinarán 51 millones de dólares (37,4 millones de euros) a Líbano. Estos fondos podrían reducir las tensiones en la comunidades de acogida y ayudar a la estabilidad del país. «La conclusión es que un Líbano seguro y estable es requisito indispensable para una región segura y estable», ha asegurado Kerry.

El secretario de Estado estadounidense también se ha reunido con el patriarca maronita, Beshara Rai, y con el presidente del Parlamento, el chií Nabih Berri, con el que Kerry ha asegurado «tener una muy buena reunión».