Quantcast

Los arquitectos que modernizaron la arquitectura española atrapados en el Museo ICO

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El Museo ICO de Madrid acoge desde este miércoles y hasta el 7 de septiembre la exposición 'Fotografía y arquitectura moderna en España, 1925-1965', que acoge el testimonio gráfico de los fotógrafos que capturaron la obra de los arquitectos que modernizaron el paisaje urbano español.

La muestra acoge más de 250 imágenes relacionadas con la arquitectura moderna realizadas por cerca de 40 fotógrafos durante más de cuatro décadas. Català-Roca, Pando, Kindel, Paco Gómez, Schommer, Muller, Férriz, Luis Lladó o Margaret Michaelis, entre otros, son algunos de los fotógrafos cuyas obras se recogen en esta exposición.

Sus cámaras fotográficas documentaron las arquitecturas más destacadas de la modernidad llevadas a cabo por los arquitectos que orquestaron la aventura moderna española, como José Manuel Aizpúrua, Josep Lluís Sert, Alejandro de la Sota, Miguel Fisac, José Antonio Coderch, Francisco Javier Sáenz de Oiza, Javier Carvajal o Fernando Higueras.

La exposición, comisariada por Iñaki Bergera, tiene como finalidad presentar la diversidad cronológica de tipologías, episodios, arquitectos y fotógrafos, un puzle de puzles que, en la exposición, compone una nueva y poliédrica imagen de imágenes.

De esta forma, se invita al visitante a reflexionar sobre el papel que la fotografía y los fotógrafos ejercieron en el devenir de la arquitectura a través de una primera selección significativa de imágenes que, junto al resto del patrimonio fotográfico de la arquitectura española, no ha recibido hasta la fecha la atención específica que merece y demanda.

La exposición trata de revelar y desvelar cómo la fotografía plasmó y contribuyó a difundir la imagen de la arquitectura española del Movimiento Moderno. En palabras de Bergera, la arquitectura moderna se hizo a golpe de acero, hormigón y cristal, pero se consolidó y creció gracias a la diseminación de sus imágenes.

Después, su historiografía se estructuró sustancialmente a partir de su fuente documental irrefutable: las fotografías. Según aclara, «el carácter revolucionario que trajo la vanguardia moderna encontró en la fotografía el instrumento oportuno para proceder a su difusión mediática y propagandista que valoraba esos objetos arquitectónicos como iconos paradigmáticos que debían ser emulados».