Quantcast

Mario Biondo: Un año de la misteriosa muerte del marido de Raquel Sánchez Silva

Este 30 de mayo se cumple el primer aniversario de la muerte de Mario Biondo, marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva. Desde entonces, la familia del cámara italiano no ha cejado en su empeño por encontrar las que ellos consideran verdaderas causas de la muerte del joven de 36 años, ya que no se conforman con la versión oficial del juez en la que se apuntaba a un suicidio y no a un homicidio.

Lo cierto es que la muerte de Mario Biondo estuvo envuelta de misterio desde el principio. Su cadáver lo halló el 30 de mayo de 2013, a las cinco de la tarde, la empleada del hogar, Vilma Graciela, al entrar en el domicilio de Madrid que compartía con la presentadora extremeña. Precisamente fue Raquel Sánchez Silva la que le pidió que se personara en su casa al no recibir contestación alguna a todas las llamadas que le había hecho al móvil durante la mañana. Al parecer, Biondo habría muerto durante la madrugada anterior.

Sobre las últimas horas del cámara de Masterchef se han escrito ríos de tinta. Se sabe, por ejemplo, que la noche anterior a su fallecimiento, cuando Raquel Sánchez Silva se encontraba de viaje en Plasencia por trabajo, él consumió alcohol y cocaína y estuvo buscando insistentemente en Google acerca de un tema que le preocupaba: su oligospermia relacionado con el consumo de cocaína, lo que le incapacitaba para tener hijos. También quiso hallar información sobre otra cosa que le atormentaba: “Raquel Sánchez Silva folla”. Y, para más inri, en su historial también figuraban búsquedas a portales pornográficos.

Según llegó a publicar 'La Otra Crónica' en un polémico artículo titulado: 'La otra vida de Mario Biondo', el italiano salió de casa posteriormente y realizó entre las dos y las tres de la madrugada tres pagos con su tarjeta de crédito en un prostíbulo (aparentemente consumiciones, primero en solitario y después acompañado). Más tarde, llegó a casa, se puso el pijama, consumió cocaína y se rodeó el cuello con una pashmina cuyos extremos había atado a una estantería del salón. Con los pies apoyados en el suelo, se dejó caer y murió ahorcado.

SIGUE EL ACOSO AL ENTORNO DE LA PRESENTADORA

Hace apenas un mes, la familia de Mario Biondo ha protagonizado un incidente de lo más desagradable para Sánchez Silva. En concreto, sus padres, Pipo y Santina, intentaron entrar en la casa de Vilma Craciela y en la de los padres de la presentadora, en Plasencia, con el objetivo de grabar un reportaje sobre la muerte del cámara para la televisión italiana, según recogía Vanitatis.

La situación fue tan tensa, que la empleada del hogar de la pareja acabó llamando a la policía. Tras visitar el piso de Tirso de Molina donde apareció muerto su hijo, y comprobar que actualmente se encuentra alquilado, se desplazaron a Plasencia, para hablar con su madre.