Quantcast

Violencia doméstica sufrida por hombres: El sorprendente anuncio de una ONG británica

Imagina que vas paseando tranquilamente por la calle y una pareja discute agriamente ante los ojos atónitos y escandalizado de los transeúntes. Cuando él pasa salvajemente a las manos, las personas que pasan cerca de la pareja llaman la atención al varón, le riñen, y hay incluso quien le advierte y le amenaza: llamarán a la policía. Todo el mundo parece escandalizado. 

Ahora intentemos rebobinar las imágenes. La misma escena se salda con la mujer agarrando del cuello y zarandeando a su pareja. Él la implora que le deje tranquilo, que no le pegue. Las miradas ahora siguen siendo de curiosidad, pero ya no están encandalizadas, ya no le riñen a ella. No le advierten. Son miradas divertidas. Hay sonrisas. ¿Qué diferencia hay? «Violencia es violencia», dice la organización que ha creado este anuncio para una campaña de sensibilización pública.