Quantcast

Homeopatía: ¿Medicina natural o placebo?

Homeopatía, según la Real Academia Española, es un «sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían al hombre sano síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir». Sin embargo, en la Federación Española de Médicos Homeópatas (FEMH), su secretario el Dr. Francisco J. Bautista va más allá. La Homeopatía, dice, «es un método terapéutico, una forma de tratar las enfermedades, que se basa en dar el medicamento que mejor se adapta a la individualidad del paciente». 

Para ello, prosigue Bautista, se aplica «la 'ley de los semejantes' (lo semejante cura lo semejante), que quiere decir que una sustancia que en estado puro es capaz de producir determinados síntomas al intoxicarse o experimentarla en personas sanas, es capaz de curar esos síntomas en enfermos, si la administramos en pequeñas dosis». 

En otras palabras: se actúa sobre la enfermedad como lo haría la naturaleza, «estimulando los mecanismos autorreguladores y autodefensivos naturales que tiene el organismo». O lo que es lo mismo, prosigue Bautista, «el medicamento homeopático provoca la reacción autocurativa del organismo, consiguiendo no solamente la curación de un órgano enfermo o de una enfermedad, sino devolverle la salud y su mantenimiento posterior, por lo que se podría decir que tiene una función preventiva». 

Además, desde la FEMH señalan que el medicamento homeopático se debe dar en la mínima dosis que sea eficaz. La forma de hacerlo es someter la sustancia en cuestión «a un proceso de dilución y agitación seriada, que es específico de la Homeopatía, obteniendo las llamadas ultradiluciones homeopáticas». El objetivo de este proceso «es eliminar los efectos adversos o tóxicos del producto inicial manteniendo su eficacia». 

La Homeopatía, en números 

«Se estima que en el mundo más de 250.000 médicos utilizan este método terapéutico frecuentemente o de forma sistemática, y que más de 300 millones de pacientes confían en él», afirma el secretario de la FEMH. 

En el caso concreto de España, «más de 10.000 médicos prescriben habitual u ocasionalmente medicamentos homeopáticos» y según Bautista «el número de médicos especialistas alergólogos, ginecólogos, dermatólogos, etc. que integra la Homeopatía dentro de sus tratamientos va en aumento». Por especialidades, siempre según las cifras manejadas por la FEMH, «hoy en día 4.400 pediatras, 4.300 médicos generales y 700 ginecólogos prescriben habitual u ocasionalmente medicamentos homeopáticos, tanto en consultas privadas como en consultas de la Seguridad Social». 

«Somos más de 2.000 médicos con titulación en Homeopatía y unos 1.000 acreditados en los colegios de médicos de acuerdo con una baremación establecida en 2006 por la Organización Médica Colegial», destaca Bautista. 

En lo que respecta a usuarios, la citada federación estima que actualmente «uno de cada tres españoles acuden ocasional o habitualmente los medicamentos homeopáticos, lo que supone más de 13 millones de usuarios ocasionales o habituales«. ¿Y los niveles de satisfacción? «El 80% de ellos están satisfechos con los resultados obtenidos».

María Pérez es una de las usuarias satisfechas. «La confianza que tengo en la homeopatía es fruto de los resultados obtenidos tras su uso», dice. Y se explica: «Primero lo probé, me gustó el resultado y luego empecé a investigar un poco más por mi cuenta; y ya solo con el hecho de que los medicamentos homeopáticos estén exentos de efectos secundarios, además de comprobar en persona que funcionan, me convence». Porque, añade, «la materia prima la proporciona la propia naturaleza y además de tratar los síntomas busca la raíz del problema, de forma que te trata más profundamente, porque al final profundiza a un nivel psicológico».

Pérez explica que es 'usuaria' de la medicina homeopática desde que nacieron sus hijos, que tienen tres y un año. Ambos son tratados por una pediatra homeopática y han necesitado ir al médico «contadas veces».

En contra: diez razones para no usar medicina homeopática

Pero lo mismo que tiene seguidores, como comentábamos, a la Homeopatía no le faltan detractores. Y entre los argumentos que dan para posicionarse en contra, lacienciaysusdemonios.com ha seleccionado diez. A saber:

1. En los preparados homeopáticos casi no existe principio activo, porque las disoluciones son muy pequeñas.

2. La supuesta 'memoria del agua' no está apoyada por ninguna evidencia lógica, experimental ni teórica. Es decir, no se ha probado la teoría de que aunque no haya principio activo, el agua recuerda de alguna manera haber estado en contacto con él. 

3. El principio de similitud carece de base teórica y experimental. El principio de «lo similar cura lo similar» no tiene base alguna, ni se explica de ninguna manera como lo hace.

4. No existe comparación contrastada sobre la efectividad de un tratamiento homeopático.

5. No hay relación causa-efecto entre las supuestas mejorías producidas por un tratamiento homeopático.

6. No hay nada que permita diferenciar los efectos de un tratamiento homeopatico del efecto placebo. 

7. La validez y aplicación de la homeopatía es muy limitada por sus propios seguidores.

8. La homeopatía contradice los conocimientos biológicos actuales. Es decir, rechaza la existencia de patógenos (virus y bacterias). Se trata de una medicina facilita, para la que no hace falta mucho conocimiento. 

9. Es incongruente con sus principios «teóricos». Mezcla conceptos totalmente diferentes, como la ley de infinitesimales y el principio de similitud (planteamiento original) que se conjugan con energías vitales, herboristería e incluso compuestos farmacológicos «tradicionales». 

A pesar de todo, desde la FEMH aseguran que la Homeopatía está calando cada vez más en España en cuanto a conocimiento de la misma. «En un estudio de uso y comunicación de 2011, el 60% de los encuestados declaraba conocer la Homeopatía«, señalan desde la federación.

Ventajas y desventajas de la Homeopatía, según la FEMH

La Homeopatía no es una «Panacea»; tiene sus limitaciones y sus indicaciones. Algunas de sus limitaciones están, fundamentalmente, en el ámbito de lo estrictamente quirúrgico, sin que ello quiera decir que en otras patologías no las tenga. Depende de muchas variables, que un médico bien formado puede reconocer, recomendando en cada caso el método terapéutico adecuado a la patología.

Respecto a sus ventajas, vienen derivadas del propio método. Es una terapéutica personalizada, no estandarizada, porque atiende a la forma particular de enfermar que tiene cada paciente. El uso de las diluciones homeopáticas reduce enormemente la posibilidad de efectos adversos. Y lo fundamental, al actuar de forma integral sobre el organismo, va más allá de mejorar o resolver los síntomas de la enfermedad, incrementa el nivel de salud global del paciente. 

«Sí hay que decir es que la Homeopatía está reconocida como Medicina Tradicional por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1978″, señala Bautista. Y añade: «La propia OMS viene recomendando su incorporación como Medicina Complementaria (junto a la Acupuntura y a la Medicina Naturista) a los Sistemas Públicos de Salud en todos los países del mundo desde 2002, siendo esto ratificado en varias declaraciones posteriores, las últimas en la declaración de Beijing de 2008 y en su 'Estrategia de la OMS sobre Medicina Tradicional 2014-2023». 

Los productos más empleados en homeopatía son…. 

Los medicamentos homeopáticos son obtenidos de productos de la naturaleza, de sus tres reinos: vegetal, animal y mineral, siendo mucho más numerosos los que tienen su origen en las plantas. Estas sustancias se denominan cepas, y sus efectos están descritos en las farmacopeas existentes. La referencia suele ser la europea. 

Existen más de 2.500 cepas, de las que se obtienen las diferentes diluciones. También conviene diferenciar los medicamentos homeopáticos unitarios, usados en la Homeopatía Clásica que tiene en cuenta la individualidad del paciente, de los complejos homeopáticos, ya que estos últimos están elaborados con varios medicamentos homeopáticos a distintas diluciones. 

De la totalidad de medicamentos disponibles, los de uso más habitual son un número variable de entre 200 y 300. Esto no quiere decir que el resto no se usen ni que no sean necesarios. Estos deben estar disponibles para que el paciente que lo necesite para su enfermedad, en esa relación de similitud entre sus síntomas y los que produce el medicamento. 

La homeopatía, en España 

Históricamente, Madrid y Cataluña son las comunidades con mayor arraigo, aunque, según un estudio de uso y comunicación del año 2011, Navarra (42%), Aragón (42%), Cataluña (38%), Murcia (35%), País Vasco (34%) y Canarias (30%) son las comunidades en las que más usuarios regulares u ocasionales hay, pero en todas las comunidades autónomas se sobrepasa el 20% de usuarios, con la excepción de Extremadura, que este estudio habla de una cifra del 18%.