Quantcast

Delafé y las Flores Azules:»Debería dársele una oportunidad al referéndum de Mas»

La charla ocurre con Helena Miquel, 50% del grupo catalán junto a Dani Acedo. Cierto que empezaron siendo tres, con Marc Barrachina, 'Facto' (con quien publicaron 'La luz de la mañana', un disco que marcó un antes y un después en su popularidad), pero la vida pasa y las cosas cambian. Y de esos diez años de carrera musical prevalecen «muchos recuerdos y los buenos momentos».

No ha sido fácil llegar hasta aquí, dice la voz femenina del grupo, pero lo que no era de recibo era pasar por alto una fecha tan señalada como es la del décimo aniversario sobre todo por los fans. «Queríamos darles algo distinto». Así que hicieron un disco doble, con «Diez años de singles» y «Diez años de rarezas».

En el primero hay éxitos como Mar el poder del mar, Enero en la playa, La fuerza, El indio, La Juani, Epíritu Santo, Río por no llorar, La primavera, Mientras beso a mi chico en la arena, Intento, De ti sin mí o la colaboración junto a Nacho Vegas en Qué sentido tendría.

En el segundo, lo que hay son canciones que son fruto de las horas muertas componiendo en el estudio, las cuales sorprenderán por igual a todo el mundo. Un disco distinto a todo lo que hasta ahora nos tenían acostumbrados, que se compone de temas inéditos, dos versiones y temas que todos conocemos pero ahora interpretados de manera distinta. Este recoge todos aquellos momentos o proyectos que por diferentes razones nunca llegaron al público, pero que ahora Oscar D'Aniello, Helena Miquel y Dani Acedo han decidido compartir. Un trabajo completamente experimental con el que el grupo da un giro absoluto a su sonido sin perder
sus raíces y referencias.

El disco se grabó en los estudios de Paco Loco en Cádiz y el propio Paco les propuso que hiciesen una colaboración con Nacho Vegas y otra con Señor Chinarro, y tanto uno como otro aceptaron y ahora están en el disco, que por cierto aún no hemos presentado: 'Estonoseacaba' se llama, así que hay Delafé y las Flores Azules para rato. Y de las colaboraciones, qué decir: «No sabíamos si iban a aceptar y luego es gente que escuchamos mucho, aunque a priori no parezca que tengamos mucho en común; y aceptaron», dice dejando entrever cierta satisfacción Helena.

¿Y el secreto del éxito para aguantar diez años?

«La gente que te sigue, que te da su cariño y que te apoya; sin el público, no hay nada», comenta Miquel. Porque si tuviese que ver con las políticas relacionadas con la cultura, el 21% del IVA y todo eso, apaga y vámonos. «Está costando mucho salir adelante, porque los promotores no pueden costear los cachés y la gente no puede pagar las entradas; es una situación realmente difícil», dice la cantante. Luego, añade: «Y en España ahora hay mucha gente con mucha gana de hacer cosas».

Y aunque necesitan un empujón, también hay que arriesgarse. Que Helena recuerda el primer concierto del grupo y «fue cerca de Barcelona y no había ni escenario ni nada; habría como unas seis personas entre el público», relata entre risas. Pero esa actuación no fue la peor: «Una vez tocamos para una pareja de amigos en la sala Sidecar de Barcelona», espeta entre risas. Luego llega la explicación: «el Barça había ganado algo y estaba todo el mundo en la calle celebrándolo».

La entrevista va tocando a su fin y sería una pena terminarla sin preguntar por las intenciones soberanistas de Artur Mas, ya que Delafé y las Flores Azules son catalanes y además de cantantes tienen una opinión política. Al menos, Helena Miquel la tiene y no se anda con remilgos a la hora de darla a conocer. «Lo fundamental es no dejar de escuchar al pueblo; la política tiene que representar a la sociedad y a veces tiene que cambiar para mejorar», dice.

Esto es, ¿debería realizarse el referéndum? «Sí, debería dársele al menos una oportunidad, porque la ley en algunos aspectos va tan rápido como la tecnología y en otros se queda atrás; no hay que anclarse en algo que a lo mejor está obsoleto», concluye.