Quantcast

El polémico representante de Austria en Eurovisión, Conchita Wurst

Hacía algunos años que los representantes de Eurovisión no generaban polémica ni habladurías pero en esta edición ha vuelto el morbo, marcado por ver la actuación del representante de Austria, Conchita Wurst.

El concursante se autodefine como drag, se viste de mujer, tiene el pelo largo y una barba muy hipster. Varios ingredientes que han hecho que este travesti sea lo más hablado en torno al concurso musical. Pese a que las quinielas le sitúan en el top ten de esta edición, varios países como Bielorrusia, Ucrania y Rusia, han llevado a cabo duras declaraciones contra él pidiendo la retirada del cantante.

Conchita se ha defendido de las críticas que le llevan persiguiendo a lo largo de toda su vida y carrera artística bajo el lema de luchar por los derechos y la libertad. Dos de los valores que el cantante quiere transmitir a su paso por el festival de Eurovisión, un paso que sin duda no pasará desapercibido.