Quantcast

Claves para organizar la primera comunión

La primera comunión se convierte para muchas familias en una fecha señalada en el calendario del mes de mayo. Todo debe salir perfecto, empezando por el vestido y terminando por el banquete. Toma nota de estos consejos para una genial organización de la primera comunión de tus hijos.

Antes de nada hay que encontrar el vestido o traje perfecto para que el niño o niña pueda lucir en este día tan especial para ellos. Aunque cada año van cambiando las cosas y las tradiciones, en las niñas es todavía muy común vestirse de blanco. Hay muchas tiendas especializadas en estos vestidos para sentirse princesa por un día. Desde los clásicos de organza con jaretas a los más modernos de seda y encaje, dependiendo de los gustos de la pequeña.

Para los niños se puede optar por el clásico traje de marinero o por camisa, corbata y chaqueta, una tendencia al alza en los últimos años entre los más pequeños que quieren sentirse grandes por un día. Que no se te olvide apuntar los complementos para acompañar los trajes, ellas pueden elegir ponerse guantes, un tocado especial en el pelo y los calcetines y zapatos blancos, ellos suelen optar por algo más sencillo y podrán ponerse cadenas o un rosario en la mano.

Con la llegada de la crisis cada vez son más las familias que eligen organizar la comida de celebración en su propia casa, mientras otras prefieren la tranquilidad de que un restaurante lo prepare todo, aunque siempre con austeridad en los tiempos que corren. Muchos hosteleros preparan precios especiales y asequibles para estos días, por lo que la elección del restaurante perfecto no tiene que ser una odisea ni un agobio.

Una buena opción, si el evento es en Madrid, es el restaurante Gasset 75, que ofrece unas magníficas instalaciones y una excelente gastronomía para que el evento quede perfecto.

Otra alternativa es contratar un catering, con precios adaptados a todos los bolsillos. Para ello, el grupo Nuria son expertos en ofrecer el mejor servicio y los mejores platos para que todo el mundo quede contento tras el banquete.

UN MENÚ SENCILLO PARA QUEDAR BIEN

Aun así, hay quien prefiere elaborar la comida en casa. Un menú sencillo y rico de entrantes, pescado o carne será ideal para celebrar la primera comunión. La merienda es un punto también muy importante, sobre todo para los niños, por lo que hacer unos bocados acompañados de chuches será la opción perfecta para culminar el evento familiar.

No puede faltar la tarta en el postre y con el alza de los cupcakes y las decoraciones en los dulces, la mejor opción será una de estas tartas con la figura del niño o de la niña azucarada que se hacen por encargo y que gustan a los niños y a los no tan niños.

¿A quién invito? Esto puede resultar ser otro de los muchos quebraderos de cabeza que dan las primeras comuniones. Es un evento muy familiar al que también se puede invitar a los amigos más cercanos de la familia y de la niña o niño que hace la comunión, pues así podrán jugar juntos y divertirse aún más. Las invitaciones más comunes hoy día son las digitales, que puedes hacer tú mismo desde casa, o las tradicionales de papel que se hacen por encargo.

Hay que recordar el día de la primera comunión y los recordatorios son cada vez más originales y se perfeccionan cada año. Los más tradicionales prefieren tarjetas, un marca páginas o una bolsita de bombones. Hoy en día una opción ideal podría ser regalar unas pulseras, llaveros, monederos o incluso relojes.

MONITORES DE OCIO

Para amenizar la merienda y la tarde de la primera comunión, muchas familias son las que optan por contratar a monitores de ocio. Es una gran elección sobre todo si en la celebración va a haber muchos niños pequeños para que no se aburran y puedan hacer cosas nuevas. Hay muchas empresas que se encargan de estos eventos, desde payasos humoristas para los más peques hasta magos que dejarán boquiabiertos a todos los allí presentes.

Si en la familia no hay ningún miembro con una cámara fotográfica, la mejor opción es contratar a un profesional para que organice el álbum con fotografías del momento de la comunión en la Iglesia más una sesión de imágenes en paisajes para que el niño o la niña se sientan los más guapos.

Por último, no hay que olvidar tener en cuenta la climatología que habrá ese día, que mayo por desgracia puede dar algunos días de mucha lluvia. Si hace malo, lo mejor será improvisar algo bajo un recinto cerrado pero si afortunadamente hace un espléndido sol, los parques al aire libre es donde mejor lo pasarán los pequeños.