Quantcast

Meyer (IU): «Cañete y Valenciano ahora teatralizan diferencias pero gobiernan juntos en un bipartito culpable»

Asegura que ha llegado la «oportunidad» de «recortar a los recortadores» y «castigarlos»

ROQUETAS DE MAR (ALMERIA), 4 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista de Izquierda Unida a las próximas elecciones europeas, Willy Meyer, ha indicado este domingo que la cita de 25 de mayo es la «oportunidad» de los ciudadanos de «recortar a los recortadores» y de castigar al «bipartidismo culpable» de PSOE-PP cuyos candidatos, Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete, «ahora teatralizan sus diferencias cuando gobiernan juntos en Europa para asolar el empleo y los servicios públicos».

«Hay que decirle al electorado socialista que, si votan con ideas de izquierdas, la única que, de verdad, resiste a la Troika es IU. No hay más. Qué más quisiéramos alguna ayuda pero nos han dejado solos, no la tenemos», ha trasladado Meyer durante un acto público en Roquetas de Mar (Almería) junto a la coordinadora provincial y parlamentaria andaluza, Rosalía Martín.

Meyer ha asegurado que IU «entiende la decepción» de los votantes socialistas y ha advertido de que la socialdemocracia que en España encarnaría el PSOE «enterró su seña de identidad en la década de los 90». «Ya no es una fuerza de contención. Da la impresión de que no son lo mismo que el PP pero se han sumado a los principios neoliberales y han planificado junto a la derecha este proyecto fallido de integración regional que es la UE».

Ha hecho alusión, asimismo, a la herencia de Arias Cañete al frente del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente con la reforma de la Política Agraria Común (PAC). «Ha conseguido el triunfo de los terratenientes y también de las multinacionales de la alimentación. Están muy contentos con él los especuladores ya que ha abanderado que se pase del pelotazo inmobiliario a acaparar tierras. La PAC beneficia a la reina Isabel II y a la Duquesa de Alba», ha subrayado.

En esta línea, le ha acusado de «abanderar» un reforma de la PAC basada en la bajada del presupuesto, en no acoplar las ayudas a la producción, en no actuar en los precios «ante una situación –ha remarcado– en la que el productor español a duras penas le da para pagar los costes». «Queremos combatir la PAC hasta conseguir que se ponga al servicio de la producción nacional, de garantizar la soberanía y seguridad alimentara, y de conseguir que nos autoabastezcamos con una vigilancia mayor de las aduanas».

El cabeza de lista de IU al Parlamento Europeo ha reivindicado «desde la rigurosidad» el poder de la coalición de izquierdas para «cambiar de forma drástica» el escenario «dramático actual» y para poner la economía al servicio del empleo «abogando por destinar el 3% del PIB» a este fin al tiempo que ha augurado que, a partir de este «ciclo electoral», IU va a ser la «llave clave del cambio real, de un modelo de estado donde la gente asuma decisiones y haya una nueva economía».

«Somos muy conscientes de que la gente está dándonos muchas fuerzas porque nos ven como el cambio frente a la situación humillante, indigna y violenta que condena a la gente a trabajar», ha trasladado para demandar a la militancia que se sea «muy claro y se haga llegar a los ciudadanos quienes son los verdaderos culpables de la crisis, esos que quieren ocultar los grandes partidos, esos que no han pensado en el empleo, en la cohesión territorial y social sino en la gran banca, en el capital y en la desregulación de los mercados dándoles absoluta libertad y dando la espalda a la mayoría social».

Meyer ha hecho referencia al «efecto devastador» de ese «bipartito culpable» entre PSOE y PP y ha llamado a «señalarlos y a movilizarse contra ellos» al tiempo que ha avisado que el 25 de mayo es la «gran oportunidad de poner o quitar rey, de cambiar la situación o de ratificarla, de pasar la tijera y de bajar a Europa del tren de austericio».

«Hay que decirle a la gente que hay alternativas realizables cuando tengamos poder frente a los mangantes especuladores y los terratenientes, y que no nos casamos con nadie a la hora de defender los derechos humanos como hemos demostrado en el Gobierno andaluz».

Por último, el cabeza de lista de IU ha lanzado un mensaje de «cambio» a la «gente del campo» y ha advertido del «tsunami» que supondrá para el sector, tanto español como europeo, el tratado atlántico entre UE-EEUU con la destrucción de 1,1 millones de empleos. «Urgimos a la UE a que informe en que momento esta», ha apuntillado.

En este punto, ha reivindicado una política exterior «distinta» a la actual, a su juicio, «subordinada» a EEUU. «Queremos una política exterior distinta, autónoma, desde la paz, el desarme y que acabe con la imágenes como las de la valle de Melilla, donde se trata a las personas peor que a animales y se olvida que los derechos humanos son universales para todos», ha concluido.