Quantcast
martes, 7 diciembre 2021 6:59

El Atleti podría cerrar su título liguero en su visita a Valencia

El Atlético de Madrid vive un momento muy dulce. El doblete de la década del 90 está más cerca. Pero este es un doblete más especial: una Liga y una Champions está al alcance de muy pocos equipos. La competición europea está a sólo 90 minutos pero la liguera no queda mucho más lejos.

Por eso, los del Cholo Simeone ya piensan en ella. De los tres partidos que les restan podrían permitirse un pinchazo que les llevaría a la gloria de igual manera. El primer envite será en el Ciudad de Valencia ante el Levante. Los de Caparrós no se juegan nada, aunque sí el orgullo. Michel, jugador de la plantilla granota, ya ha anunciaba en rueda de prensa que no le importaría «joderle la Liga al Atleti».

Los rojiblancos prefieren hacer la guerra por su cuenta. Ya asaltaron Valencia la semana pasada en Liga. No fue el campo del Levante pero sí el difícil Mestalla. Parece poco probable un pinchazo en estas tesituras y más después del subidón que ha insuflado en la plantilla la magnífica victoria en Stamford Bridge. Una victoria dejaría el título a sólo 90 minutos: en casa, en el Calderón lleno ante el Málaga.

En caso de fallar en uno de esos partidos, la agonía rojiblanca se prolongaría. Y eso pretende evitarlo el Barça del Tata Martino. Reciben a un Getafe desahuciado, que necesita sumar de tres en tres para no ver peligrar su situación. Los tres puntos de la semana pasada en el Coliseum vinieron bien a los de Contra que saben de la dificultad de sacar algo positivo del Camp Nou. Messi y compañía buscarán seguir vivos en un año muy complicado en Can Barça.

Por su parte, el Real Madrid también retoma la competición después de su paliza al Bayern (0-4) en el Allianz. Sin embargo, Ancelotti no quiere confianzas. La idea de la Liga también pasa por su cabeza y con ese espirítu que va en la sangre blanca, el equipo merengue peleará hasta el final. Reciben a un Valencia herido tras la debacle de la Europa League. Un rival peligroso pero probablemente demasiado tocado y con las heridas europeas abiertas.

Sólo puede ganar uno pero pueden perder muchos… ¿Pinchará alguien?