Quantcast

Cañete reta a Rodríguez a decir fuera del Congreso que ha cobrado sobresueldos en B y amaga con acciones judiciales

Dice que cobró del PP un sueldo, no un sobresueldo, de 2.200 euros al mes por su trabajo como secretario de Economía y que está declarado

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha retado este miércoles a la portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez, a decir «con claridad» y fuera del Congreso de los Diputados que él o la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, han cobrado sobresueldos en B.

Si se atreve a hacerlo, ha dicho, dedicará «un mes» después de las elecciones europeas a estudiar acciones judiciales penales contra ella por denuncia falsa, injurias, calumnias o protección de su honor. De hecho, ha dicho que ya tiene un equipo analizando las cintas de la sesión de control en el pleno del Congreso para comprobar si efectivamente habló de sobresueldos en dinero negro.

En declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press, Arias Cañete ha acusado a Rodríguez de decir de manera «embrollada» que tanto él como la vicepresidenta cobraron de su partido sueldos en negro. «Se va a poder defender en los tribunales», ha añadido.

El exministro ha afirmado que, cuando era diputado de la oposición cobraba un sueldo del partido, 2.200 euros al mes, con nómina y retenciones, en su condición de secretario de Economía y Empleo del PP, por el trabajo que hacía para el partido, «a diferencia de los diputados que votan y se van a su pueblo», y por lo prolongado de sus jornadas.

Sin embargo, ha hecho hincapié en que se trataba de un sueldo, no de un sobresueldo, y ha reprochado a Rodríguez que aludiese a este asunto con «mala uva» para dar la impresión de que cobraba en negro. «Si está convencida sea valiente, dígalo con claridad, y si no, pida perdón, que tampoco pasa nada», le ha emplazado.

Arias Cañete ha acusado a la portavoz socialista de hacer «un ejercicio lamentable de demagogia y de falta de dignidad parlamentaria». «Yo, como los toros buenos, cuando me pican me crezco», ha avisado en otro momento de la entrevista.

Además, ha asegurado que en el PP él siempre ha tenido que justificar con recibos y facturas el dinero que pedía para viajes o comidas, y ha dicho no tener constancia de si «fluía» dinero de una supuesta caja B, como apunta el sumario judicial contra el extesorero del PP Luis Bárcenas. «Sólo tengo constancia de que el señor Bárcenas tiene unas cuentas en Suiza que son suyas», ha dicho.

DESCONOCE LA LIQUIDACIÓN DE BÁRCENAS

Según ha dicho, él opinó que Bárcenas era «un sinvergüenza» en cuanto supo que tenía una cuenta en Suiza, pero no se ha pronunciado sobre si el partido siguió pagándole un sueldo después». El candidato ha alegado que él nunca ha estado «en la cocina» y que desconoce los procedimientos que se usaron «para liquidarlo laboralmente, porque la gente se blinda».

Y ha aprovechado para dejar claro que ministro ganaba 12 pagas de 3.400 euros netos al mes, «un escándalo» y ha asegurado que él ha ido a cenas «con la nómina para enseñársela a los listos» que pretenden dar «lecciones patriotismo».

Por otro lado, el candidato ha explicado que centrará su campaña electoral en intentar movilizar a los seis millones de votantes que confiaron en ellos en las elecciones generales y que no parece que vayan a hacerlo en las europeas y que para ello intentará explicar que las medidas que ha tenido que tomar el Gobierno se debieron a la «herencia» socialista.

Dicho esto, ha asegurado que respeta a su rival, Elena Valenciano y, preguntado al respecto, ha dejado claro que no cree que haga falta una licenciatura para dedicarse a la política, sino «honestidad, dedicación, entusiasmo e ideales». Eso sí, cree que tener estudios universitarios «ayuda» a la hora de gestionar, aunque «hay inteligencias naturales y no hay que ponerle puertas al campo».

EN CATALUÑA, «JUNTOS SOMOS MÁS FUERTES»

Preguntado por cómo será su campaña en Cataluña, en pleno debate soberanista, ha afirmado que se centrará en explicar las consecuencias de decisiones «hipotéticas». «Juntos somos más fuertes», ha resumido y ha puesto como ejemplo que Luxemburgo o Austria son mucho menos fuertes que España. A la hora de las grandes decisiones europeas, ha dicho, para tener peso hay que estar en los grandes partidos y en los grandes países.

Además, ha defendido como «absolutamente correcta» la actitud del Gobierno ante el anuncio de la consulta independentista por parte del presidente catalán, Artur Mas, destacando que se puede dialogar pero dentro de la Constitución, es decir, que un referéndum es imposible porque la soberanía corresponde a todo el pueblo español.

Además, se ha mostrado convencido de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene a Cataluña como su primera prioridad y que sabrá «establecer su calendario y sus tiempos». «Si hay algo que maneja bien el presidente son los tiempos», ha dicho.