Quantcast

Cañete dice que se ha propuesto a Aznar fechas para un «gran acto» y que su campaña no estaba cerrada aún

Defiende las medidas del Gobierno pero admite fallos de comunicación: «No somos los mas genios del colegio, somos francamente malos»

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha afirmado este martes que ya se ha ofrecido «al entorno» del expresidente José María Aznar «fechas y emplazamientos» para poder hacer juntos un «gran acto electoral» y ha dicho que si hasta ahora no se le haya invitado a participar es porque su campaña «no estaba cerrada» ya que seguía siendo ministro.

En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Cañete ha apuntado que La Rioja o Murcia podrían ser lugares para ese acto conjunto, pero ha dejado claro que la fecha está en manos del expresidente, que «tiene una agenda internacional importante».

Según ha dicho, a él le gustaría compartir «un gran acto» con Aznar para «hablar bien de él» y «aprender» de lo que tiene que decir de la UE. «Yo tengo mítines en todas las plazas, mi apoderado me ha firmado corridas por toda España y el presidente Aznar podrá encontrar alguna fecha», ha dicho.

«HAY MUCHA GENTE QUE QUIERE ENREDAR»

Preguntado si el presidente está dolido por no haber sido incluido en la campaña, se ha mostrado convencido de que con él no lo está, y ha añadido que «hay mucha gente que quiere enredar». Además, le ha elogiado con vehemencia, ha relatado que acude a él para que le recomiende lecturas y ha elogiado sus intervenciones de «hombre de Estado» frente a quienes optan por «la ocurrencia y el chiste».

Según él, lo que ha pasado es que su campaña no estaba cerrada porque, como ministro, primaba su agenda oficial y era un «candidato weekend». «Todo va un poco tarde, el candidato se ha nombrado tarde, he dejado de ser ministro un poco tarde y mi campaña va un poco tarde», se ha justificado.

Ahora que es candidato a tiempo completo, ha afirmado que va a «influir mucho» para definir el tipo de campaña que a él le gusta, que será de mucho contacto con la gente y mucha presencia en menos de comunicación y menos mítines.

No obstante, también cree que su nombramiento tardío responde a un «manejo magistral» de los tiempos por parte del presidente, Mariano Rajoy, que ha tenido a la socialista Elena Valenciano «buscando desesperadamente» a si rival. «Descoloca al adversario, te coloca en el momento oportuno y te evita desgaste», ha dicho.

Dicho esto, ha acusado al PSOE de tener un «gazpacho mental», por criticar primero que fuese a la vez ministro y candidato y, ahora que ha dejado el Gobierno, lamentar que no puede dar explicaciones en el Congreso.

En este punto, ha desdeñado tildándolas de «más viejas que Matusalén» las conexiones empresariales por las que le interpela la oposición, y ha avisado: «Como he hecho muy poquitas cosas malas tienen poco hueso donde roer».

«NO HE PODIDO IR A LA PELUQUERÍA, PAREZCO UN BOSQUIMANO»

Arias Cañete ha afirmado que los 'populares' sí pondrán «algún cartelito» en campaña, aunque ha añadido que aún no ha podido ir a la peluquería y que parece «un bosquimano», y ha admitido que no le gustan los retoques de las fotos. «Se ve que yo doy bien en esto del cartel y el partido se atreve, el PSOE no se atreve tanto», ha ironizado, preguntado por el anuncio de los socialistas de que no pondrán vallas electorales.

Además, cree que los socialistas han hecho un «mal enfoque de campaña» criticando la austeridad porque «el despilfarro equivale a ruina» y más después de que el Gobierno socialista francés haya dado un giro al ver que «podía acabar como España».

El candidato ha recordado que la negociación de los debates electorales no está en sus manos pero ha dejado claro que prefiere la televisión a la radio, para que los ciudadanos puedan ver las expresiones de los que debaten.

Arias Cañete ha insistido en que su reto es convencer al votante cercano al PP, ya que si de cara a estas elecciones «no hay una victoria clara y están los partidos muy próximos es porque ha una abstención terrorífica», de casi el 60 por ciento. Y ha atribuido esa alta tasa al «cansancio» por la política y al desconocimiento del papel de la Eurocámara.

Así, ha afirmado que teme un «absentismo generalizado» pero también, en el caso del votante 'popular', que «alguien peinse que son elecciones baratas que no sirven para nada y que se le pueda dar un toquecito al Gobierno para que vaya cumpliendo el programa».

Por eso, ha dicho, se empeñará en defender que el Ejecutivo ha hecho lo necesario para sacar adelante a un país «al borde de la salida del euro» y que el programa se cumplirá en la legislatura.

En este sentido, ha admitido que tal vez lo que se ha hecho mal es la explicación. «Estoy seguro porque comunicando no somos los mas genios del colegio, somos francamente malos, a veces pero ahora que las cosas están saliendo razonablemente bien no es momento de castigar al Gobierno», ha advertido, alertando de que castigar al Gobierno con las europeas puede llevar a la UE las políticas socialistas que han «fracasado» en España.

LOS SACRIFICIOS, «MUY REDISTRIBUIDOS»

En esa línea, ha defendido que el Gobierno ha impuesto sacrificios, pero «muy redistribuidos» y sobre todo «a los que más capacidad tenían» y que a partir de ahora se verán los resultados. Así, cree que el PP irá a las municipales y autonómicas de 2015 «con muy buenos datos de empleo» en las próximas oleadas de la Encuesta de Poblacón Activa (EPA) y «si se mantiene bien el tipo», sobre todo en los ayuntamientos, llegar a las generales «en situación de poder configurar una mayoría suficiente».

Arias Cañete ha afirmado que entregará «con mucha alegría» la acarera de Agricultura a Isabel García Tejerina, porque cree que el Ministerio seguirá «con el sello» que él le ha puesto.

Y ha finalizado deseando la victoria en las semifinales de la Champions League tanto al Real Madrid como 'su' Atlético de Madrid. A su juicio, sería bonita «una finalita» de los dos clubes madrileños el 24 de mayo, jornada de reflexión para las europeas: «Qué bonita manera de reflexionar y de desahogarnos de la campaña».

Aficionado a los deportes de riesgo –ha dicho que si puede y no hay plenos en julio tratará de subirse a un coche en el circuito de Lemans–, ha reconocido que la política algunos días lo es. «Dentro del propio partido, los adversarios son maravillosos», ha ironizado, dejando claro que no se refería a los expresidentes.