Quantcast

Mas pide a los Mossos admitir errores porque «el peor error no es cometerlo sino no aprender»

«La gente a la que servimos no ha de notar que estamos en una situación más adversa»

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha apostado este lunes durante el acto central del Dia de les Esquadres, ante la presencia de la cúpula de Interior y de los Mossos d'Esquadra, que hay que reconocer los errores porque «lo peor de un error no es cometerlo, es no aprender y no tener voluntad real de enmendarlo».

En su discurso durante el acto en L'Auditori, ha admitido que ahora los servidores públicos están sometidos a «una gran dosis de exigencia de la gente y por las circunstancias», y que sus errores se ven más, pero ha defendido trabajar con diligencia y exigencia pese a tener peores condiciones, y que no es momento de quejarse.

«No nos podemos quejar mucho; la gente a la que servimos no han de notar que estamos en condiciones peores», ha dicho Mas, que observa que la sociedad es más exigente porque es más consciente de sus derechos ya que va evolucionando.

«Somos servidores porque hemos tenido la voluntad de serlo y porque lo hemos escogido; nadie nos obligaba», y esto implica entender que en momentos difíciles y adversos –también de las finanzas públicas– hay que actuar en condiciones peores de las que se habían tenido, con la misma diligencia y exigencia.

Ha afirmado que muchos servidores públicos «demuestran que el sentido del deber lo tienen perfectamente arraigado», y que Cataluña se tambalearía si no fuera así, y ha insistido en que la voluntad de enmienda debe ser permanente.

«Al lado de estos errores, hemos de recordar que los aciertos son infinitamente mayores, pero los errores cuentan doble» porque, en el caso de los funcionarios, los errores se ven más al estar sometidos al escrutinio público.

SED DE DEMOCRACIA El presidente del Gobierno catalán ha considerado que, en el contexto actual de Cataluña, se nota que «el país tiene sed de democracia real y de calidad», aunque ha puntualizado que esto no es un hecho nuevo.

Ha rememorado que la democracia está arraigada a la historia de Cataluña porque la Generalitat nació para controlar el poder de los monarcas de la época, recaudar impuestos, negociar que su poder «no fuera absoluto» y que la ciudadanía fuera tenida en cuenta.

«La misma lucha que Cataluña ha tenido casi siempre por la democracia también la ha tenido de manera sostenida por la libertad. Democracia y libertad han sido dos valores absolutamente presentes en la historia secular de Cataluña y lo son hoy de manera evidente», ha destacado, además de recordar que la seguridad es indispensable para tener libertad y democracia.

ESTRUCTURA DE ESTADO Mas ha destacado que la policía de la Generalitat es «una auténtica estructura de país en mayúsculas», en un momento en que las estructuras de Estado están en el debate político ciudadano, y ha constatado que se ha construido una auténtica estructura de país que ha costado grandes esfuerzos, voluntad, ganas, además de tener proyecto y determinación de tirarlo adelante.

Ha recordado que es un cuerpo policial de los más antiguos de Europa, «con raíces profundas, antiguas, aunque con ramas nuevas», y ha hecho hincapié en que su trayectoria es la de Cataluña entera, que ha sufrido malos momentos y ha tenido que luchar para recuperar estructuras que habían existido.

En el acto central de las Esquadres se han entregado 218 medallas y cinco placas conmemorativas a miembros de la policía catalana, otros cuerpos policiales, la judicatura y la sociedad civil.

Han asistido el consejuero de Interior, Ramon Espadaler; el director de Mossos, Manel Prat; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno; el fiscal superior, José María Romero de Tejada; diputados y mandos de otros cuerpos policiales.