Quantcast

Descubren un movimiento del cristalino que explica por qué estamos a ciegas una hora al día

Han averiguado que el cristalino se bambolea como si fuese un muelle cada vez que cambiamos la dirección de la mirada

MURCIA, 24 (EUROPA PRESS)

La prestigiosa revista científica PLOS ONE ha publicado en su último número que los investigadores Pablo Artal y Juan Tabernero, del Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia (LOUM), han descubierto que el cristalino oscila arriba y abajo después de cada movimiento ocular emborronando durante unas décimas de segundo las imágenes en la retina, pero no lo percibimos gracias a que al mismo tiempo se produce un 'apagón' en nuestro sistema visual que dura un tiempo similar a ese vaivén del cristalino.

Esa ceguera transitoria, que se denomina científicamente supresión sacádica, evita que veamos imágenes distorsionadas cada vez que fijamos la vista en un punto, según informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.

«Nuestros ojos se mueven continuamente manteniendo los objetos de interés bien situados en la zona de la retina con mayor resolución. Estos movimientos se denominan sacádicos, y de media, el ser humano realiza más de 60.000 movimientos de este tipo al día durante los cuales nuestra visión queda suprimida durante un breve período de tiempo (50 milisegundos) en el cual nos quedamos prácticamente a ciegas», según explica Artal.

«Si sumáramos todas estas supresiones sacádicas, podríamos decir que pasamos alrededor de una hora al día a oscuras sin darnos cuenta de ello», explica el profesor Artal, cuyas investigaciones le han situado en la primera línea mundial de la óptica y la oftalmología.

400 IMÁGENES POR SEGUNDO

Con el objetivo de conocer mejor los mecanismos dinámicos del ojo, el grupo del Laboratorio de Óptica construyó un nuevo instrumento para estudiar los movimientos del cristalino durante y después de los movimientos sacádicos.

El físico Juan Tabernero, co-autor del estudio, detalla que «mediante el uso de este nuevo sistema experimental, que integra una cámara ultrarrápida capaz de realizar 400 imágenes por segundo, observamos que tras un movimiento sacádico el cristalino se balancea como un sistema de masa y resorte amortiguado hasta que recupera la estabilidad. De alguna forma se comporta como un muelle».

Las simulaciones ópticas mostraron que dicho bamboleo enturbia notoriamente las imágenes que el ojo forma en la retina (ver figura), especialmente en los tiempos (50 ms) que siguen al movimiento sacádico del ojo.

La figura muestra como una letra proyectada se mueve sobre la retina tras un movimiento sacádico debido a las oscilaciones del cristalino. Se muestra sobre un fondo con foto de los receptores para poner de manifiesto la gran degradación de la visión durante ese periodo.

APLICACIONES CLÍNICAS

Las razones físicas o neurológicas de la supresión de visión post-sacádica no están claras. Los investigadores de la UMU han podido constatar que esa interrupción de la vista cuando finaliza el movimiento ocular y los vaivenes del cristalino muestran patrones de tiempo similar, por lo que podrían estar sincronizados.

Dicho de otra forma, «este descubrimiento sugiere que nuestro sistema visual desarrolló una estrategia de protección contra la degradación de la imagen retiniana durante los mecanismos oculares en la que se priorizó la 'ceguera' temporal impuesta por el cerebro a una visión con fenómenos anómalos que pudiera resultar confusa y molesta. Pero para certificar esta suposición será necesario seguir investigando», aclara Artal.

Lo que ya es una realidad palpable son las potenciales aplicaciones clínicas que aportan tanto el nuevo instrumento desarrollado por LOUM como los resultados del estudio publicado en PLOS ONE para mejorar el diagnóstico y el seguimiento de patologías que afectan al cristalino, como el síndrome de Marfan o el síndrome pseudoexfolitativo, a la vez que servirán para perfeccionar la estabilidad de las lentes intraoculares.

CURRÍCULUM VITAE DE PABLO ARTAL

Artal nació en Zaragoza, estudió Ciencias Físicas en la Universidad de esa ciudad y obtuvo el doctorado por la Universidad Complutense de Madrid. Formado posteriormente en el Institut d'Optique en Orsay (Francia), el profesor Artal fue investigador del Instituto de Óptica del CSIC en Madrid hasta que en 1994 se incorporó como el primer catedrático de Óptica de la Universidad de Murcia.

Colaborador de numerosos laboratorios de investigación en Europa, Estados Unidos y Australia, fue gestor del Plan Nacional de Física del Ministerio de Ciencia y Tecnología desde 2004 a 2007. Ha sido editor de varias revistas científicas y galardonado con diversos premios de investigación nacionales e internacionales.

Es miembro (fellow) de la Sociedad American de Óptica (OSA) y de la sociedad ARVO (categoría oro). En 2013 recibió la prestigiosa Medalla Edwin H Land que conceden la OSA y la sociedad internacional de la imagen en reconocimiento a sus contribuciones científicas en el avance de métodos de diagnóstico y corrección en óptica visual. Ese mismo año consiguió una exclusiva beca advanced grant del Consejo Europeo de Investigación.

Fundador y director del Laboratorio de Óptica de la UMU, Pablo Artal ha publicado más de 200 artículos de investigación, ha presentado más de 650 conferencias en reuniones y congresos internacionales y ha impartido unos 300 seminarios en centros de investigación de todo el mundo. Sus artículos han recibido más de 6.000 citaciones (con un índice h de 42), lo que le convierte en uno de los científicos más citados e influyentes en Óptica.

Ha dirigido 20 tesis doctorales y ha sido mentor de varios prometedores investigadores. Tiene en su haber 18 patentes internacionales y ha sido cofundador de tres empresas de base tecnológica. Artal es un científico líder mundial con actividades de investigación íntegramente concebidas y desarrolladas en España.

Pionero en el desarrollo de avances para el estudio de la óptica del ojo, el profesor Artal ha contribuido de forma destacada a la comprensión de los factores físicos que limitan la visión. Varios de sus resultados e ideas han sido introducidos en instrumentos y dispositivos utilizados actualmente en Óptica y Oftalmología y varias de sus propuestas de corrección óptica se llevan a cabo en la práctica clínica para el beneficio de pacientes de todo el mundo.