Quantcast

Barcelona OpenBank Sabadell: Nadal avanza con dudas

Preguntado en rueda de prensa ante su juego, el mallorquín contestó: «Uno no pasa de cero a cien. Siempre he jugado de forma lógica y he hecho las cosas con estabilidad mental. Mi estilo de juego es como un sistema ordenado, cuando hago las cosas bien, las mantengo y cuando no, me las replanteo».

Lo cierto es que le falta «punch». Ese algo que siempre ha tenido Nadal y que le ha hecho destacar sobre el resto de jugadores. Ayer se le pudo ver pidiendo al 'fisio' justo antes del juego final del encuentro. Un 'fisio' que le dio una pastilla. Según contó el español, fue por unos calambres. «Sentía unos calambres en la mano izquierda que no me dejaba agarrar la raqueta bien. Creo que era por un exceso de tensión».

¿Qué le produce esa tensión a Nadal? Lo cierto es que lleva unos cuantos torneos en el que se le ve serio y preocupado sobre la pista. Su revés cruzado no hace el daño de antes y no tiene el recorrido que se le espera. Su derecha se queda corta muchas veces y no pica como debería. Todo esto, sumado a los malos números con su saque, puede influir en su confianza. Esa que le hacía ser superior a los demás sobre la pista, hoy es un enemigo para el balear.

«He sufrido a lo largo de todo el partido ya que no he hecho mi mejor juego y lo normal ante eso es sufrir», explicaba un Nadal que ahora deberá enfrentarse en octavos a Ivan Dodig, un jugador no del estilo de tierra, pero que te puede complicar un encuentro al ser muy agresivo todo el tiempo sin darte ritmo.

Con la de ayer, Nadal lleva 41 victorias consecutivas en el Godó. Victorias que querrá ver seguir aumentando. Para ello, deberá recuperar la confianza.