Quantcast

Gritar en pleno acto sexual sale caro: seis meses de prisión

Dicen que de puertas para dentro, nadie tiene porque enterarse de lo que pasa en una casa. Pues bien, hasta ahí esa regla se puede cumplir pero es que hay personas que están dispuestas a divulgar lo que pasa dentro de ellas.

Este es el caso de un joven italiano, que bien es verdad que tuvo verdaderos problemas para que no se enteraban de lo que estaba haciendo en ese momento. Porque difícil, la verdad que sí que lo es.

Fue acusado y denunciado ante la policía local por realizar sonidos intensos mientras tenía sexo con su pareja sentimental, a la que los vecinos no escuchaban. Por estos «sonidos inaguantables»- como señalaban en la denuncia- ha sido condenado a seis meses de prisión.

El acusado ya ha anunciado que apelará la sanción, destacando que en su casa puede hacer lo que le de la gana. Mientras tanto, sus vecinos apuntaban que «los gritos atentan contra la paz del consorcio y el decoro en el edificio«.

¿Quién no ha tenido un vecino así?