Quantcast

Sufren quemaduras de gravedad tras tatuarse con henna tóxica

Liam y Owen, dos adolescentes de 16 y 14 años, se hicieron sendos tatuajes de henna en el hotel en el que pasaban sus vacaciones en Egipto. Ambos se fiaron de un hombre que decía ser experto en este tipo de tatuajes. Eligieron la espalda para este dibujo pero desafortunadamente toparon con un impostor que no utilizó henna natural.

Lo que realmente usó para los dibujos fue henna negra, una parte que se utiliza para tintes de pelo y que contiene algunos productos químicos que pueden ser perjudiciales para la piel. 

Esos componentes han provocado graves quemaduras en la espalda de los jóvenes, dejando una cicatriz permanente que les acompañará durante el resto de sus vidas.

La familia ya ha iniciado los trámites para denunciar al hotel, principal responsable de la venta de esos tatuajes y de que se haya producido en su recinto un hecho de estas características.

El abogado de la familia ha anunciado que están moviendo 'cielo y tierra' para conseguir algún tipo de indemnización por el suceso. Ver para creer…