Quantcast

Conflicto en Ucrania: Guerra de nervios en el este de Ucrania tras la ruptura de la tregua en Donetsk

Un tiroteo en un puesto de control en la región insurgente de Donetsk amenaza la tregua declarada en el este de Ucrania por las milicias prorrusas y el Gobierno de Kiev con ocasión de la Pascua ortodoxa. «Recuerdo que la víspera la resistencia declaró una tregua durante las fiestas. Ahora, la tregua se ha roto. Valoramos la acción como una provocación», declaró un portavoz rebelde a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

La Cancillería rusa se sumó a los insurgentes ucranianos al denunciar este domingo en un comunicado que la muerte de «civiles inocentes» en Donetsk pone fin a la «tregua pascual» en el este de Ucrania, tradicionalmente prorruso.

A diferencia de otras ocasiones, la policía confirmó las informaciones sobre el tiroteo y cifró en tres los muertos en el ataque contra un puesto de control prorruso en la localidad de Slaviansk, uno de los bastiones de la sublevación contra el Gobierno central, pero descartó categóricamente la implicación de sus unidades.

Según los rebeldes, entre los muertos figurarían dos civiles desarmados y un efectivo de las fuerzas de autodefensa, mientras los atacantes habrían sufrido dos bajas en sus filas.

El ataque se produjo a las 03.00 de la mañana y fue protagonizado por una docena de hombres armados con fusiles, que dispararon desde cuatro automóviles, en los que se dieron a la fuga tras el tiroteo.

Los prorrusos lograron apoderarse de los dos coches, en cuyo interior encontraron simbología, armamento y explosivos del grupo ultranacionalista Sector de Derechas, la fuerza de choque en los disturbios ocurridos en Kiev en febrero pasado que acabaron con el derrocamiento del presidente Víktor Yanukovich.

Este incidente fue uno de los cinco ataques perpetrados durante la noche contra puestos de control en Slaviansk, según un portavoz de los rebeldes.

RUSIA 'ECHA CHISPAS'

Esta semana Putin amenazó en directo por la televisión a Kiev con el envío de tropas al este de Ucrania si no respeta los derechos de los rusos y rusohablantes. Mientras, la Cancillería rusa se mostró «indignada» con el tiroteo, «provocación (…) que demuestra la falta de voluntad de las autoridades de Kiev de controlar y desarmar a los nacionalistas y extremistas».

«Causa sorpresa que esta tragedia ocurriera tras la firma el 17 de abril en Ginebra de una declaración (…) en la que se llama a abstenerse de cualquier acción violenta, amenaza o provocación», señaló. Rusia «insiste en que la parte ucraniana cumpla estrictamente las obligaciones que asumió para impedir una escalada de la situación en el sureste de Ucrania».

Tras la firma de los acuerdos de Ginebra, el Gobierno ucraniano prometió mayores competencias a las regiones, la facultad de conceder estatus oficial a la lengua rusa, una reforma constitucional y amnistía para los manifestantes del este del país que no hayan cometido delitos graves.

A la vista de la gravedad del incidente, el ministro del Interior de Ucrania, Arsén Abákov, viajó al este del país para reunirse con la recién creada Guardia Nacional.

Mientras, los líderes de las iglesias ortodoxas de ambos países protagonizaron en las misas del sábado un cruce de declaraciones, en el que el patriarca ruso llamó a pedir a Dios para que Ucrania tenga un Gobierno legítimo.