Quantcast

Los antibióticos mejoran el crecimiento de los niños de países en desarrollo

La mala nutrición en la primera infancia tiene efectos en la salud a corto y largo plazo y sirve de base para alrededor de un tercio de todas las muertes en niños menores de 5 años a nivel mundial. Los antibióticos se han relacionado con una altura significativa y un aumento de peso entre los niños de poblaciones desnutridas, pero los resultados no siempre han sido consistentes.

Por ello, un equipo internacional de investigadores se propuso determinar si el tratamiento con antibióticos conduce a mejoras en el crecimiento en los niños prepúberes que viven en países de bajos y medianos ingresos. En concreto, miraron los cambios que se produjeron tanto en el crecimiento en altura como en la ganancia de peso.

Se analizaron los resultados de diez ensayos que incluían a 4.316 niños de un mes a 12 años en siete países de ingresos bajos y medios. Los niños estaban generalmente por debajo de la media normal de altura y peso para la edad, lo que refleja el nivel de retraso de crecimiento y la debilitante desnutrición observada en estos países.

Para minimizar el sesgo, se tuvieron en cuenta las diferencias en el diseño y la calidad de la investigación. En general, el tratamiento con antibióticos tuvo un efecto positivo tanto en la altura como en el peso, con un aumento de 0,04 centímetros al mes y 23,8 gramos al mes gracias a los antibióticos.

Después de ajustar por edad, los efectos sobre la estatura fueron mayores en las poblaciones más jóvenes y los resultados sobre el peso, superiores en los análisis africanos en comparación con otras regiones. Siguen sin estar claras las razones exactas del efecto de los antibióticos en el crecimiento, según los autores, pero puede deberse a que disminuyen las infecciones y cambian los microbios intestinales relacionados con problemas de crecimiento.

Los beneficios en el crecimiento «muestran los beneficios colaterales del tratamiento con antibióticos en las poblaciones de alto riesgo», sentencian estos expertos, aunque reconocen que se necesita más investigación «para comprender mejor los mecanismos implicados».

El siguiente paso importante es, a su juicio, entender cómo el uso de antibióticos puede aumentar el crecimiento en los niños desnutridos, puesto que entienden que estos fármacos «no son la opción más viable para tratar la desnutrición».