Quantcast

'Desnudos Azules' de Matisse, reunidos en Londres

MADRID, 15 (Reuters/EP)

Incluso cuando ya era octogenario y su salud era frágil, el pintor, escultor y, en sus últimos tiempos, maestro francés de los recortables de papel pintado Henri Matisse, aún conservaba su don.

Eso es lo que demuestra, en parte, una exposición de las últimas obras de la vida de Matisse, algunas de ellas enormes, que inaugura esta semana la Tate Modern de Londres (Reino Unido) y que después se desplazará al Museo de Arte Moderno de Nueva York (Estados Unidos).

En una de las raras ocasiones que desde Matisse los creó en el sur de Francia a principios de los años 50, sus cuatro 'Desnudos Azules' están juntos de nuevo en una habitación.

Otros elementos destacados de la exposición son la reunión de las dos grandes obras realizadas con papeles recortados y pintados, 'El Caracol' (1953) de la colección de la Tate, y 'Memoria de Oceanía' (1953), que Matisse creó al mismo tiempo, junto con la gigantesca 'Gran composición con máscaras' (1953), cedida por la National Gallery of Art de Washington.

La primera sala de la exposición, que reúne un total de 130 obras, contiene un puñado de cuadros al óleo de Matisse, demostrando que las formas que creó con papel están estrechamente relacionadas con lo que pintaba.

Tras operarse en 1941, su salud se deterioró hasta el punto en que la pintura era demasiado extenuante, y los recortables se convirtieron en su principal modo de expresión.

Según señaló el director de la Tate, Nicholas Serota, durante la presentación esta semana, «estas obras estaban juntas en el estudio y sólo se han visto juntas en raras ocasiones desde entonces».