Quantcast

El raptor de una niña en Madrid intentó antes captar a otra menor también en la capital

En la primera ocasión que lo intentó, la pequeña se resistió y pidió ayuda, por lo que el supuesto delincuente se marchó a toda prisa de la zona, según cuenta El Mundo. Esa primer intento de rapto se conoció el pasado viernes, después de que se divulgase la noticia del secuestro de la menor de nueve años. Según fuentes policiales las características de este hombre coinciden en ambos casos.

Tras un trabajo policial intenso, se busca a un sujeto de unos 35 años, estatura media, moreno, con flequillo, que el pasado jueves tenía barba de pocos días y vestía unos pantalones cortos tipo bermudas y una camiseta de color marrón. También se trata de localizar el vehículo al que se subió la niña aunque hay diferentes versiones sobre las características del turismo. 

La Policía ha confirmado que las cámaras de seguridad del Palacio de Hielo de Hortaleza, zona donde fue liberada la niña el pasado viernes de madrugada sobre las 01.30 horas, no registraron movimiento alguno del sospechoso. La pequeña estaba aturdida y desorientada. Posteriormente, se supo que el hombre dio varias pastillas a la pequeña para sedarla.

Durante todo el fin de semana los agentes han peinando una zona de Madrid donde se intuía que el hombre podría residir. El raptor abordó a la pequeña sobre las 20.40 horas del pasado jueves llamándola por su nombre y diciéndole que tenía que acompañarla para probarse ropa, porque así lo había dicho su madre, y según algunos testimonios, la introdujo en un vehículo.

Testigos presenciales no notaron nada extraño en al situación por que al parecer, el trato de la niña y este hombre era de cierta famliaridad. La niña salía de una tienda de alimentación tras adquirir varias golosinas. Así, fueron las amigas de la pequeña quienes avisaron a su madre que estaba tomando café en un bar de la calle de Cidamón. La mujer comenzó a preguntar a un nutrido grupo de niños y personas por su hija, y llegó a desmayarse tras sufrir un ataque de nervios. La noticia de la desaparición corrió a través de las redes sociales y se movilizaron decenas de personas y agentes en su búsqueda.

Cinco horas después una mujer localizó a una niña desorientada cerca del Metro de Canillejas._Era la menor desaparecida que fue conducida hasta unos vigilantes de seguridad, que avisaron a la Policía Municipal y a la Nacional.