Quantcast

Salvados: Un concejal del PP critica a Mayor Oreja y Jordi Évole pasa tres días en Rentería hablando de paz

'Salvados' ha pasado tres días en errentería o Rentería, como se `prefiera, para hablar abiertamente de paz y normalidad. Ha pulsado opiniones, ha preguntado en la calle, abiertamente, algo todavía no demasiado fácil pese al cese de la violencia. Quería saber Évole cuál es el clima que respira en este municipio, cuando se cumplen más de dos años del fin de ETA. El presentador del programa conversó con políticos de diferentes partidos, como el exalcalde y exconcejal por el PSE-EE de la localidad, Miguel Buen, el alcalde de EH Bildu, Julen Mendoza o el concejal del PP Chema Herzog. Évole, en una imagen inédita, sentó entado a estos tres políticos en una misma mesa, donde han compartido puntos de vista sobre el proceso de reconciliación vasco.

«Aquí ha habido torturas, se ha hecho la bañera, la bolsa, el apaleo, los electrodos. El que lo ha hecho no tiene ni nombre». ¿Quién dijo esto?¿Quién acusaba? Cabría pensar que esas afirmaciones partirían de algún partidario de la izquierda abertzale. Pero no. Nada más lejos. Se trata de una afirmación del concejal popular de Errentería, Chema Herzog. Y claro, entre los testimonios las redes sociales destacó especialmente su intervención como portavoz del Partido Popular en la localidad. Su emotivo discurso por la reconciliación que no dejó indiferente a la audiencia.

Chema Herzog es concejal del PP en Errenteria. Es de San Sebastián y vive en San Sebastián. Relató a La Sexta los nombres y apellidos de sus amigo asesinados. No eran pocos. Y a patrtir de ahí habló de construir el futuro. Herzog admitió que en la localidad ha habido otros tipos de terrorismo que no han sido el de ETA. Le consta que ha habido torturas. Confesó que en tiempos fue armado «cuando preveía que podía pasar algo» porque «ha habido tiempos en los que no he tenido escolta y me he procurado buscarme la vida para garantizarme mi seguridad», explica.

El concejal del PP cree en la reconciliación y asegura que hay más reconciliación en Euskadi que fuera. Además, insinuó que alguien como Mayor Oreja puede tener intereses en empresas de seguridad y, por tanto, le puede venir bien que la situación allí esté excitada. No lo afirma «porque no se quiere ver «en una querella».

Y si el alcalde actual de Errentería, de Bildu,  habló de heridas que aún sangran cuando hay vascos que tienen que «ir a llevar flores al cementerio a sus familiares asesinados por ETA», muchas menos concesiones hicieron dos firmes `partidario s dela izquierda abertazle en una sociedad gatronómica. Allí, al lado del fogón parece que los aires de reconciliación aún tardan en respirarse….