Quantcast

Un colegio expulsa a una niña por comportarse y vestirse como un chico

«Nuestro colegio no es el lugar más adecuado para que su hija reciba la educación que necesita, ya que ni su ropa ni su comportamiento son lo suficientemente femeninos«. Con estas palabras empezaba la carta que han recibido los padres de Sunnie Kahle y que tenía como principal objetivo anunciar que su hija podría ser expulsada del colegio al que acude si no modifica su vestimenta y su actitud.

El colegio lo tiene claro. No piensa modificar su actitud ya que las normas éticas lo estipulan con claridad. Un centro cristiano que señala que Sunnie Kahle no cumple el «espíritu bíblico» necesario.

La niña admite que sus gustos son peculiares para ser chica: le encantan los ositos de peluche pero también todo lo que esté relacionado con la caza y el béisbol. Sin embargo, hay algo que le engrandece. 

Cuando cumplió cinco años, pidió que le cortaran el pelo para dárselo a un niño con cáncer. Además decidió cambiar su forma de vestir y pasar de los vestidos a los vaqueros anchos. Una chica con mucha personalidad.

En el colegio ha tenido que soportan las preguntas- inoportunas pero propias de niños- de sí era un chico o una chica, pero eso es algo, según su familia, que no ha herido sus sentimientos.

«Somos cristianos. Ella ha aceptado a Cristo pero simplemente es poco femenina», señala su bisabuela y tutora legal. Sunnie deberá ahora acudir, a mitad de curso, a una escuela pública.

Mientras tanto, Sunnie sólo fue capaz de decir: «Yo sólo debería poder ser yo y no dejar que se preocupen». 

Increíble que a estas alturas de la vida pasen aún cosas así.