Quantcast

Lagares: «No hemos dicho amén al FMI y la OCDE; hemos debatido y hemos cambiado sus criterios»

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El presidente de la comisión de expertos que ha analizado el sistema fiscal, Manuel Lagares, ha asegurado este jueves que el comité no ha seguido todos los consejos del FMI, la OCDE y la Comisión Europea en su informe de propuestas para reformar el sistema tributario, sino que «se ha resistido» a muchas iniciativas, como la de introducir un gran impuesto, de carácter general, sobre la vivienda.

«Estos tres organismos nos han visitado dos veces cada uno y no han sido visitas de cortesía. Ha habido debates intensos, de cuatro o cinco horas. Si hubiéramos seguido sus consejos, las reuniones hubieran durado escasamente diez minutos, el tiempo de saludarse correctamente y decir amén. Pero no hemos dicho amén, hemos debatido con ellos y hemos cambiado sus criterios», ha subrayado Lagares en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press.

Por ejemplo, Lagares ha indicado que estos tres organismos pidieron ya «el primer día» una devaluación fiscal, lo que generó alguna «tensión», dada la negativa del comité de expertos a sugerírsela al Gobierno. «Les dijimos que quizá habrá que ir a eso si las cosas no cambian, pero después de estabilizar el sistema de pensiones porque eso es lo más urgente y lo más grave que tiene el país. Por eso lo hemos dejado para un segundo bloque de medidas», ha precisado.

En el tema de la vivienda, Lagares reconoce que hubo una «presión continua» para meter un gran impuesto de carácter nacional. El presidente del comité de expertos no niega que a lo mejor sea necesario introducir este impuesto, pero a futuro, porque lo primero, ha dicho, es

cambiar las valoraciones de la vivienda durante los próximos cuatro o cinco años.

Y es que, según Lagares, los miembros del comité de expertos «se encontraron con una ensalada» cuando acudieron a la Dirección General del Catastro para ver cómo estaban valorados los bienes inmuebles en España. «Un 10% de los bienes están valorados en los años 85-90 y casi un 40%, entre 1990 y 2000. Sólo la mitad están valorados entre 2000 y 2009, y si sobre ese batiburrillo metes un impuesto creas una situación de injusticia tremenda», ha explicado.

«NO ES EL PROYECTO DEL GOBIERNO NI DEBE SERLO».

El profesor Lagares ha afirmado que el comité de expertos «ha debatido a muerte» cada tema, pero ha dejado claro que su informe «no es el proyecto del Gobierno ni debe serlo». «A una comisión se le piden consejos y el Gobierno no está obligado a seguirlos al pie de la letra», ha apuntado Lagares, que ha dicho, en tono de broma, que él se sentiría «satisfecho» si el Ejecutivo tomara menos del 10% de las propuestas de los expertos.

«Mi auténtica satisfacción ha sido dirigir esta comisión, con gente con currículos tan importantes. Con eso me voy tranquilo a mi casa», ha aclarado.

En relación al fraude fiscal, Lagares ha dicho no ser partidario de métodos «escandalosos», como «perseguir a famosos o poner inspectores tras las puertas de los restaurantes». «Son anécdotas, pero no sirven realmente para luchar contra el fraude», ha apuntado.

Lagares ha subrayado que en la lucha contra el fraude lo importante son las armas y ha indicado que la disuasión no debe basarse tanto «en sanciones económicas como de estigma social».

«Hemos propuesto que Hacienda, con toda la información patrimonial de la que dispone, la articule, y sobre todo hay que enseñarles a los niños en el colegio que las sanciones tributarias son un estigma social. La sociedad debe rechazarlo y no aplaudir la conducta del defraudador como la del héroe», ha concluido.