Quantcast

El renacimiento de Djokovic. ¿Dónde ha estado y qué ha hecho?

El único top10 que no firmó presencia tras el primer Grand Slam de la temporada. El hombre que se ha recluido más de 40 días. Fuera de competición, visitando las montañas de Kopaonik, el escenario donde comenzó a dar sus primero pasos para limpiar el interior y cargar las pilas. “No es que no haya hecho nada” responde cuando se le cuestiona sobre su ausencia, incluso al margen de la eliminatoria de Copa Davis que medía a una Serbia diezmada ante Suiza en la serie estrella de primera ronda.

“He hecho muchas otras cosas. Simplemente no he disputado torneos oficiales. Tengo otras cosas en la vida al margen del tenis que me hacen feliz y me llenan. Regresé a las montañas donde empecé a jugar al tenis. Por mí mismo, por mi alma”. Con la visita a la cancha donde comenzó a jugar, contemplando en primera persona sus primeros pasos espera Djokovic recobrar sensaciones de antaño.

Un hombre aparentemente herido pero que cuenta bajo su ala con 28 victorias en los últimos 29 partidos. Pese al traspié de Melbourne, signo de confianza en sí mismo, no ha movido un ápice su planificación del curso. La configuración de su banquillo, una permuta a principio de año buscando un extra bajo nueva compañía, otra variable a madurar. “Poco a poco estoy entrando en esta temporada, construyendo mi relación con Boris (Becker), entendiéndonos en pista y todo está yendo de una manera bastante positiva para nosotros”.

Protege Novak condición de campeón en Dubai. Todo lo que no sea levantar el título supondrá ceder más terreno ante Rafael Nadal, número 1 con 4.000 unidades de renta como referencia del circuito masculino