Quantcast

Privatización de las donaciones de sangre: ¿Un negocio?

La Comunidad de Madrid y Cruz Roja firmaron un convenio de colaboración a finales del pasado 2013 según el cual desde el 1 de marzo será la ONG la única encargada de las campañas de donación que se realizan en la calle, así como de captar nuevos donantes. Por su parte, el Centro de Transfusión de la Comunidad pasará a encargarse exclusivamente de las labores de procesamiento y distribución de la sangre por los hospitales.

Con la firma de este convenio el Consejo de Sanidad deberá pagar a la ONG 67 euros por cada bolsa de sangre donada. ¿Esta cifra supondrá beneficios para Cruz Roja?

Carmen Martín, Directora de Salud y Socorro de Cruz Roja, asegura que no. “Todo el proceso tiene un coste altísimo (médicos, enfermeras, autobuses, un seguro para cada donante…). Nosotros lo que vamos a hacer es repercutir el coste por el número de donaciones. Hemos calculado el dinero que necesitamos y es lo que hemos pedido a la administración, pero no nos vamos a llevar ni un duro”, sentencia.

LA SANGRE, ¿UN NEGOCIO?

Los trabajadores del Centro de Transfusión, por el contrario, tienen claro que sí se obtendrán beneficios y “que supondrá un negocio”, ya que el coste de extracción se ha visto reducido. Además, la Comunidad de Madrid cederá de forma gratuita todo su equipo a Cruz Roja.

Deli Edreira, portavoz de la Asociación de Empleados del Centro, considera que este convenio se trata de una privatización en toda regla, porque “aunque en Cruz Roja aseguren que no se van a lucrar, seguro que habrá beneficios”, y se pregunta “si no por qué un servicio público iba a comenzar a gestionarlo una entidad privada”.

Según la ley de este país nadie pude lucrarse con la sangre que la gente dona altruistamente, y este es el principal argumento con el que se defiende Cruz Roja. “En la mitad de países del mundo, la recogida de sangre se hace exclusivamente bajo el nombre de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Además, nosotros llevamos haciendo esto mucho tiempo y se nos da bien”, reitera Carmen Martín.

CRUZ ROJA USARÁ SU IMAGEN PARA CAPTAR DONANTES

“Todo el mundo reconoce a Cruz Roja como una organización que ayuda a la gente”, argumenta Carmen Martín. Aprovechando esta buena imagen, la ONG se dedicará a captar nuevos donantes de sangre, ya que además reconocen que es lo que mejor saben hacer.

La directora asegura que el convenio no sólo es bueno para ellos y la Comunidad, sino también para los donantes porque “cuando pase a haber un solo registro en lugar de dos (uno de Cruz Roja y otro del Centro de Transfusión) como hay ahora, todo será mucho más sencillo”. Además cree que el proceso de calidad será el mismo.

ENCIERRO DE LOS TRABAJADORES DEL CENTRO DE TRANSFUSIÓN

Sin embargo, los trabajadores del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid no están de acuerdo. Deli Edreira tiene muy claro que “este acuerdo afectará a la calidad del servicio”. Por eso, los trabajadores permanecen encerrados en el Centro desde el día 3 de febrero.

Defienden que las donaciones sigan siendo totalmente públicas, por lo que no han renunciado al encierro a pesar de “la victoria que supone que no se despida a ningún trabajador”, según explica Edreira. El pasado día 11 los empleados del Centro firmaron un acuerdo con la Comunidad con el que se aseguran que ninguno perderá su puesto, aunque dieciocho de ellos serán trasladados al Hospital La Princesa.

“Hemos demostrado que no es cierto que sólo nos interesen nuestros puestos, como se nos ha acusado, por eso seguimos encerrados”, aclara la portavoz. Para demostrar que su lucha no acaba aquí, el pasado domingo 16 se unieron a la 'Marea Blanca', caminando desde el Centro (ubicado en Valdebernardo) hasta Neptuno.