Quantcast

Mundial de Brasil: Trece ciudades protestan en contra

La protesta, convocada a través de la red social Facebook, se desarrolló de forma pacífica al comienzo entre cánticos de 'No va a haber Copa' del Mundo y 'Dilma, escucha, la Copa tendrá lucha', en alusión a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Secundada por algo más de 1.500 personas, la marcha ha discurrido por la avenida Paulista, una de las principales arterias de la ciudad y ha contado con la participación de representantes de la Asamblea Nacional de Estudiantes Libres y la Central Sindical y Popular.

Un dispositivo de seguridad compuesto por 2.000 policías, en el terreno, y un helicóptero desde el aire, controlaban el transcurso de la protesta, que ha ido sumando manifestantes conforme se acercaba al centro de Sao Paulo, punto final.

VIOLENCIA EN SAO PAULO

Los disturbios han estallado de repente entre un grupo de 40 manifestantes, ataviados con ropas negras –conocidos como 'bloques negros'–. Algunos viandantes han comenzado a correr, huyendo de los altercados, y se han refugiado en locales y supermercados, según ha informado el diario brasileño 'Folha do Sao Paulo'.

Los radicales han arremetido contra entidades bancarias, un concesionario y un establecimiento de comida rápida. El momento de máxima tensión se ha vivido en el interior del hotel Linson, donde se han refugiado decenas de personas que huían de los disturbios y, con ellos, varios de los radicales.

El gobernador de Sao Paulo, Gerald Alckmin, ha condenado la violencia y ha tachado a los manifestantes de “vándalos”. “Como la inmensa mayoría de los brasileños de Sao Paulo, condeno con energía estos actos de violencia y vandalismo registrados esta noche”, ha señalado Alckmin a través de su perfil en la red social Twitter.