Quantcast

Algas: de la arena al plato

Las Kombu. Es un grupo de algas marrones, su nombre es de procedencia japonesa y destaca por un gran aporte de minerales, yodo y vitaminas. Nos la podemos encontrar deshidratada en caldos y sopas, aunque también se usa entre fogones para cocer acompañada de algún tipo de legumbre.

Wakame. También es considerada un alga parda. Tiene un sabor suave, así que si nunca has comido algas y quieres adentrarte en este mundo es muy buena opción. Rica en oligoelementos, esta alga se usa en infinidad de platos: caldos, legumbres e incluso sola.

Espagueti de mar. Considerada parda, es un alga desconocida en oriente. Su uso en las cocinas europeas aumenta a un ritmo exagerado. Tiene una textura muy carnosa, pero su sabor es suave. Se usa cruda o cocinada y es tremendamente versátil, puede acompañar ensaladas y arroces o freírse rebozada.

Nori. Del grupo de las algas rojas es la más popular. Se utiliza muchísimo en la cultura oriental, sobre todo en forma de finas láminas que cuando están secas son muy similares al papel. Son ricas en proteínas. Cruda, seca, rehidratada o cocinada. Se consume de todas las maneras.

Lechuga de mar. Es la única que destaca en cocina dentro del grupo de algas verdes comestibles. Se llama así porque su forma laminada nos recuerda a la lechuga. Crece en la mayoría de los océanos y es por tanto una de las más extendidas en las cocinas de medio mundo. Fuente de minerales y clorofila, se consume en ensaladas o como guarnición a pescados y mariscos.