Quantcast

Las felicitaciones navideñas más originales de 2013

Además del gato Tom y sus clásicos villancicos, estas navidades están triunfando otras felicitaciones muy divertidas. Te pasamos algunas de las que están llegando a los móviles de los españoles vía Whatsapp. Urdangarin protagoniza algunos.

Árbol de chorizos. Con mucha sorna llega esta felicitación desde el Congreso de los Diputados. ¿Un árbol de chorizos? ¿y eso? Bueno, la imaginación es libre, así que cada cual que piense lo que quiera.

La gallina graciosa. Otro clásico. La gallina felicitando al pobre pavo abocado a morir en tantas y tantas mesas de cenas navideñas. Ella llega con su Feliz Navidad y él no puede ser más grosero.

La última cena. Bueno, esta es una felicitación muy simpática. En ella, Jesucristo advierte a todos los trabajadores que tengan cuidado con las cenas de empresa, donde se come y bebe más de la cuenta… Mensaje catastrofista, pero de buen rollo.

Juego de luces. Desde luego adornar una palmera con luces navideñas no es la mejor idea del mundo. A la hora del encendido nos podemos llevar alguna que otra sorpresa.

Urdangarin y las uvas. ¿Os imagináis a Iñaki Urdangarin presentando las campanadas? Realmente sería una ocasión ideal para que contara… en qué consisten los cuartos… Y ya de paso, si los va a devolver…

Baltasar y la birra. Una de las felicitaciones que más está triunfando estas navidades. El Rey Baltasar, que se tiene que ocupar de traer la mirra, ¿que qué es eso? Pues lo mismo debió de pensar él cuando se marca unas birritas. Gracioso, ¿no?

Reyes cortando un traje. ¿Os imaginais que los Reyes Magos fueran colaboradores de Sálvame? Pues sucedería algo así… Sin duda una de las felicitaciones estrella de estas navidades.

Reyes feministas. Esta felicitación (no apta para machistas) está siendo de lo más compartida, sobre todo entre las mujeres. ¿Creéis que algo así habría sucedido si se hubiese tratado de sus majestades… las reinas?

Carta realista. No me digáis que no es divertida esta carta. La chica es sincera. Solo quiere dos cositas… que tienen que ver con el peso. Más gramos en su cartera, y menos en su cartuchera.