Quantcast

Ortega Cano: «Por mi alma que ese día no bebí. No he cometido asesinato»

Tras varios años sin conceder una entrevista a los medios de comunicación, José Ortega Cano fue entrevistado anoche por Nacho Abad y Gloria Sierra en Antena 3. A la espera de su entrada en la cárcel por conducir ebrio y matar a una persona como consecuencia del accidente, el que fue torero se declaró inocente en todo momento. La sentencia del caso de Ortega Cano ha sido resuelta con dos años y medio de prisión, negando la petición de indulto que pidieron los abogados del diestro.

«Me quería morir, lo digo con toda sinceridad y que España entera lo sepa. Hubiera dado mi vida antes que la de él y lo lamento profundamente. Rezo todas las noches por él», declaraba contundente Ortega Cano y además aseguraba que esa noche no bebió a pesar de que en los informes se recogen los niveles de alcohol más altos de lo permitido como factor determinante en el accidente mortal. «Os digo con toda honradez y por mi alma que ese día no bebí. No he cometido un asesinato».

El torero se mostró muy tranquilo durante toda la entrevista, declarando siempre su inocencia ante las cámaras de Antena 3, «he hecho cosas en virtud de la sociedad, jugándome la vida por los otros». Ortega Cano dice que irá a cárcel con la cabeza muy alta y que sintió mucha tristeza cuando se enteró de que Carlos Parra murió en el accidente, aunque no le nombró en ningún momento.

Ortega Cano no pudo reprimir las lágrimas cuando se le preguntó por la encarcelación de su hijo, a quien se le imputó por participar en una pelea y en varios hurtos. «Lo que ha hecho no está bien, es muy fuerte. Pero no es la persona que están vendiendo».

Otro de los momentos tensos en la entrevista fue cuando el diestro declaró que nunca le habían abucheado, que siempre había recibido apoyos y ánimos. Al finalizar la entrevista se mostraron imágenes de gente insultándole a la salida del hospital y de los juzgados. Ortega Cano se arrepiente solamente de haber cogido el coche aquel día para acompañar a su hija, de lo que sucedió después: «el destino es así».