Quantcast

Los mejores pubs de la literatura

Ye Olde Cock Tavern. Este es un pub de Londres que abrió en 1549 con el hombre de Ye Cock and Bottle. En la actualidad, y desde 1887, se sitúa enfrente del lugar original. En su barra se sentaron escritores de la talla de Charles Dickens, Alfred Tennyson o Samuel Pepys, todos ellos seguramente atraídos por sus barriles de cerveza ale y los platos de cocina tradicional. Además, también hay que destacar que el local está próximo a Temple Church, que se hizo famosa gracias a su aparición en el libro y posterior film de El Código Da Vinci. Se dice que algunos miembros del equipo de rodaje, como Tom Hanks, se tomaban en los descansos algo en él. Sin embargo, en 1990 sufrió un grave incendio y ha perdido parte de su magia.


The Sherlock Holmes Pub.
También en Londres los fans de este personaje literario de fama mundial creado por Sir Arthur Conan Doyle tienen una cita obligada. Si visitas el local, que cuenta con el apoyo de la familia del escritor, podrás disfrutar de algunas de las piezas más emblemáticas de las aventuras del detective, como por ejemplo la réplica del estudio o del revólver de Watson; con el encanto de que no se ha cambiado la decoración durante todos los años que lleva abierto. En caso de tener hambre, puedes disfrutar de la cocina del restaurante que se encuentra contiguo.


Eagle and Child.
En este pub tradicional de Oxford tenían lugar las reuniones de un grupo literario llamado Los Inklings que estaba integrado por escritores de la talla de J. R. R. Tolkien, C.S. Lewis o Charles Williams. Todos ellos se daban cita cada martes en la zona reservada bautizada como «The Rabbit Room» para conversar y disfrutar al mismo tiempo de la mejor cerveza.


The White House Tavern.
Esta vez nos trasladamos a uno de los bares más antiguos de la ciudad de Nueva York, abierto en el año 1880. Fue a partir de 1950 cuando algunos escritores comenzaron a frecuentarlo, como Dylan Thomas, que según dicen las malas lenguas llegó a beberse en una ocasión 18 whiskys en una noche y en consecuencia, enfermó gravemente. Otros son Jack Kerouac, Hunter S. Thompson o Allen Ginsberg.


Floridita.
Este bar-restaurante de La Habana abrió sus puertas por primera vez en 1817 y ha alcanzado una gran fama gracias a otro escritor mundialmente conocido, Ernest Hemingway. Este era un habitual de la barra, en la que se le podía ver a menudo saboreando daiquiris y mojitos. Por eso los responsables del local le quisieron rendir su particular homenaje con una escultura en bronce y a tamaño real.