Quantcast

Testigo declara que los imputados le confesaron que habían matado a los holandeses en defensa propia

El acusado sólo ha reconocido que colaboró en enterrar a los cuerpos y que eso lo hizo «porque tenía miedo de lo que pudiera pasar»

MURCIA, 16 (EUROPA PRESS)

El ciudadano rumano Constantin Stan, acusado del asesinato de la pareja de holandeses Ingrid Visser y Ludewijk Severin en Molina de Segura (Murcia), se ha declarado inocente y ha atribuido la presunta responsabilidad del homicidio a los imputados Juan Cuenca y Valentin Ion, quienes le habrían confesado que habían matado a la pareja en defensa propia.

Stan ha declarado este lunes por voluntad propia ante la titular del Juzgado número 5 de Molina de Segura, Olga Reverte Villar, que instruye el caso, y le ha reconocido que el asesinato tuvo lugar en la tarde del martes, 14 de mayo, en la denominada Casa Colorá. Asimismo, ha admitido que él estaba en el inmueble cuando sucedieron los hechos, pero que no los presenció.

Al parecer, según su declaración, él se había subido al piso superior con una botella de whisky y, transcurrido un tiempo, escuchó ruidos de la planta inferior, por lo que bajó a comprobar qué pasaba. Fue entonces cuando encontró a los holandeses fallecidos, tirados en el suelo, en presencia de Cuenca e Ion, según ha informado a Europa Press el abogado de Stan, Melecio Castaño.

A preguntas de su abogado y en presencia de la jueza, Stan ha asegurado que Ion llevaba manchas de sangre en la ropa y que había un arma en el escenario del crimen, aunque no ha precisado sus características. Asimismo, ha declarado que tanto Cuenca como Ion le habrían explicado en ese momento que habían matado a los holandeses «en defensa propia», por lo que deduce que el arma habría sido portada por los asesinados.

CONTRATADO PARA HACER «UN TRABAJO DE CONSTRUCCIÓN»

Stan ha declarado que Valentin Ion le había contratado para «hacer un trabajo de construcción en Madrid» consistente en «colocar unos mosaicos», aunque no ha especificado el dinero que iba a recibir a cambio. Al parecer, ha señalado que su compatriota «es ingeniero» y «suele hacer trabajos de ese tipo».

En el camino, Cuenca e Ion le habían dicho que tenían que pasar por Murcia, pero ha asegurado que él no sabía con qué fin. «Como no entendía muy bien lo que le decían, se dejó llevar por parte de Valentin Ion», ha explicado el letrado a Europa Press. De hecho, Stan ha señalado que él «no conocía a los holandeses ni le ofrecieron venir a Murcia a matar a nadie».

En el segundo día que llevaban en la Casa Colorá, Stan dice que no entendía las conversaciones que los holandeses mantenían con Cuenca, por lo que se subió a la parte superior de la vivienda. Al cabo de un tiempo, escuchó unos ruidos y bajó a comprobar qué pasaba, encontrando a la pareja de holandeses fallecida en presencia de Cuenca e Ion.

Según ha afirmado, Stan vio un arma en el escenario del crimen que, según le comentaron posteriormente Cuenca e Ion, habría sido portada y sacada por uno de los holandeses. Así, ha asegurado a la jueza que él «no sabe quien mató a los holandeses» pero que «ni Juan ni Valentin son asesinos», sino que «únicamente actuaron en defensa propia» al ver que uno de los asesinados llevaba el arma.

Stan no ha concretado de qué arma se trataba, y tampoco ha especificado en qué estado se encontró los cuerpos de los holandeses, o cuál podría ser la forma en la que fueron asesinados. Asimismo, ha dicho desconocer el origen de la discusión que se pudo originar. Simplemente, se ha limitado a decir que él era «ajeno» a este asunto y que se encontró a los holandeses muertos en el suelo.

Stan ha dicho que «se vio envuelto en esa situación sin pensar que eso se iba a producir, que no ha recibido dinero de nadie por este tema». Además, ha señalado que no denunció los hechos porque «sufrió presiones de Ion para que no se supiera» y porque él también «tenía miedo de que se descubriera».

El acusado sólo ha reconocido que colaboró en enterrar a los cuerpos y que eso lo hizo «porque tenía miedo de lo que pudiera pasar».

Castaño ha señalado que la declaración de su defendido no ha sido «muy detallada», sino que se ha limitado a responder a sus preguntas y ha anunciado que ampliará su testimonio en el juicio.

El abogado, que también lleva la defensa de Valentin Ion, ha anunciado que tendrá que renunciar a la defensa de éste porque, después de la declaración de hoy, no puede encargarse de los dos «por la incompatibilidad que existe, porque Ion sería supuesto autor material y Stan no habría participado». Asimismo, ha avanzado que pedirá en breve la puesta en libertad de Constantin Stan.